Será delegada de SEDESOL Tlaxcala Mariana González.
24 agosto, 2016
Ernesto Ordoñez aseguró que las escuelas que no iniciaron clases no tienen que ver con la CNTE.
25 agosto, 2016

Mariana González y la contradicción del discurso

Cuando la actuación del ser humano es contraria a su discurso, ya nada puede esperarse de dicha persona. Ello es común en nuestra política nacional y mucho de ello hay en el ámbito local.
A lo largo de los años y con cuatro gobernadores de Tlaxcala a los que he conocido en el ejercicio de sus funciones, todavía no dejan de sorprenderme y por desgracia, de desilusionarme y de ello, todavía retumban en mis oídos varios discursos que si bien paradigmáticos, al final solo se quedaron en palabras huecas y llenas de mentiras.
Recuerdo, por ejemplo, varias sentencias como éstas: “La administración pública no es el ámbito para realizar negocios familiares, patrimoniales, ni de grupo… No es posible utilizar el presupuesto para beneficiar a familiares o pagar aviadores sin cargo y sin funciones… En Tlaxcala, a partir de hoy, ni familiares, ni aviadores mantenidos con recursos públicos, tampoco puestos creados a modo, sin perfil, sin funciones, sin responsabilidades”.
Esas líneas, en diversos momentos, fueron expresadas el 15 de enero de 2011, cuando Mariano González Zarur, tomó protesta como nuevo titular del Ejecutivo local. En aquella mañana, antes del mediodía, orondo, el priista arremetió en contra de su antecesor y aseguró que no sería igual e insistió, en hacer una distancia entre el ámbito público y el familiar.
Pero ayer, esas líneas se quedaron como anécdotas y que servirán de críticas en contra del todavía gobernador.
El último de los mohicanos, como él mismo se bautizó y quien ha anunciado su retiro de la política porque “no quiero dar lástima como otros”, cayó en la tentación al auspiciar el nombramiento de su primogénita, Mariana González, como delegada de la Secretaría de Desarrollo Social, sí la dependencia con el mejor salario para su titular.
En política la forma es fondo y el lobo estepario, como él se concibe, no hizo nada para frenar esa benévola invitación de su amigo el presidente Enrique Peña Nieto a favor de su hija Mariana. Podrá decir muchas cosas a su descargo, pero sabemos que gobernador veta o propone delegados; su mano estuvo presente y seguro no fue para impedir traicionar esas palabras que el lanzó: “En Tlaxcala, a partir de hoy, ni familiares, ni aviadores mantenidos con recursos públicos”.
Desde esa posición, Mariana, podrá emular a su hermano Mariano, y de decidirlo, podrá usar esa dependencia federal, sí, esa que atiende y combate la pobreza, a los grupos sociales en miseria y carencia, a los más necesitados, para eslabonar una posible carrera política a la que dice rehusarse a incursionar y terminar de llegar a las grandes ligas.
Lo dicho, la coherencia entre el decir y el hacer no es virtud de muchos y en política, es un asunto en extinción.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *