En el municipio capitalino… Mucho ruido y pocas nueces.

Como ocurre en muchos lugares ahora le toco el turno al municipio de Tlaxcala, en donde “un recomendado” hace de las suyas, tal es el caso del delegado de Tlapancalco, sí de ese personaje que aseguran los propios vecinos que ni siquiera es del lugar, pero sí es recomendado de la señora Anabel Avalos alcaldesa de la capital que sueña entre flores y cosas bonitas, cuando alrededor lo que se ve es completamente distinto.

Y para muestra basta un botón, los asaltos en plena vía pública continúan desde el centro de la capital del estado hasta aquellas colonias y/o delegaciones que carecen de autoridad, en donde de nada ha bastado tener al famoso Max Pulido flamante director de seguridad, que prefiere el escritorio que salir a la calle, que prefiere la fiesta en amigazgo compartido que usar las herramientas de seguridad, sí aquel que prefiere ser recomendado que un buen servidor público.

Otro lugar dentro de la propia presidencia en el que se cuecen habas es la secretaria particular, en donde una jovencita, que por cierto de nombre extraño y a quien solo conocen en su casa a pesar de los dotes de clase alta que se da en lugar de ayudar a su patrona Anabel Avalos le perjudica, porque para conocimiento de la “jovencita” los tlaxcaltecas nos distinguimos por ser gente amable, honrada, agradable y atentos, de lo cual ella carece al 1000 por ciento.

Pasando a otra área, la dirección de comunicación social carece de titular o por lo menos en ejecución, ahí la responsable cree que la cercanía y amigazgo con la presidenta municipal es lo que la harán intocable, se le olvida que todo comunica, hasta su falta de desempeño.

Desafortunado es observar a una presidenta que vive en los buenos pensamientos como es Anabel Avalos y carece de un gobierno realista, dejándose llevar por los aduladores y perdiendo la realidad, acompañada de un secretario de ayuntamiento y sindico municipal que solo se limitan a sacar beneficios personales. Pobre de nuestra capital! Otra vez mucho ruido y pocas nueces!

Deja un comentario

*