Abre PGJE investigación para detener a imputados por muerte del chofer del transporte público.
9 agosto, 2017
Deslinda responsabilidades, padre de menor accidentado en juegos mecánicos en Huamantla.
9 agosto, 2017

Caos vial por el asesinato de Ignacio N, chofer de Atah en la ciudad de Tlaxcala

Como se fue conociendo esta lamentable noticia fueron llegando más parientes, amigos y trabajadores del volante

Al llegar al camino real y  bulevar Revolución, en la ciudad de Tlaxcala, el martes 8 de agosto, después de las 18:00 horas, ahí todo era un caos, los automovilistas pasaban a 20 kilómetros por hora, unos molestos y otros preguntándose qué pasó, ante esta incertidumbre fluía lento el tráfico.

Frente al estacionamiento de una conocida empresa de hamburguesas, ubicada a la altura del Jardín Botánico de Tizatlán, estaban los choferes, hablando, pero  desconcertados y unos conmovidos por el asesinato de Ignacio N. conductor, de la empresa ATAH, quien alrededor de las 17:00 horas fue asesinado, por supuestos asaltantes.

Al lugar llegaron familiares, entre ellos, la mamá de Ignacio, estaba en un auto negro, llorando, con las manos en el rostro, la consolaban y la cuidaban, así, en esta escena se veían más personas, y también, quien parecía ser abuela, quien con dificultad llegó, y con lágrimas, les decía a los choferes, ¡cuídense!

Así, como se fue conociendo esta lamentable noticia fueron llegando más parientes, amigos y trabajadores del volante, quienes no sabían que hacer, a quién reclamarle la muerte de su compañero y para algunos su amigo, ya que dijeron que de la justicia no esperaban nada.

Y en el lugar, donde quedó inerte el cuerpo de Ignacio, que ya la Procuraduría del estado se había llevado, colocaron una veladora, unos pasaban y no creían que en plena ciudad, cerca de la Casa de Gobierno, donde miles de personas pasan, ocurriera esto.

Tras unos minutos de respiro, los choferes decidieron que las vialidades del bulevar Revolución en sus ambos sentidos de Santa Ana-Tlaxcala y Tlaxcala-Santa Ana, así como el Camino Real fuera cerrado, porque querían los videos de las cámaras de seguridad, que justo estaban frente al lugar de los hechos.

Fue así que atravesaron las unidades del transporte público y se interrumpió el tráfico, justo ahí comenzó un insistente ruido de los claxon de los autos, los conductores enloquecieron, se aferraron a pasar y comenzó la huida por los camellones; bajaron de sus autos consiguieron piedras, madera, todo lo que les permitiera que sus coches alcanzaran la altura.

Este caos  vial se extendió de los arcos de Tlaxcala, a Santa Ana, a la Garita, al centro, Tizatlán y  Atempan, todos en menos de una hora, buscaron correr del lugar, porque el calor era intenso a pesar de la hora, y porque no querían esperar.

Tras este bloqueo, dijeron los manifestantes, que no se moverían, de pronto volaba un dron, lo que generó más enojo, y alguien dijo, “por qué nos vigilan, por qué esa máquina en lugar de estar acá busca a los asesinos, nosotros no vamos hacer nada”.

Y todo comenzó a ser más tenso, familiares de Ignacio que se quedaron ahí, sollozaban, y de pronto corrieron y salieron a toda velocidad en un auto compacto, esto porque supuestamente habían atrapado a los supuestos asaltantes en Amaxac, pero tras unas llamadas, se supo que no, y siguieron en el bloqueo, porque ya habían dicho que si era cierto, se irían para allá y los lincharían.

A las 19:30 horas llegó personal de Gobernación a solicitar que se dejara pasar a los automovilistas, que comprendían que estaban pasando por un mal momento, pero que estaban dañando a terceros, lo que los exaltó más, cuestionaron que quién iba a dar garantías de que esto no volvería a pasar, que alguien tuvo que pagar con su vida, que ya no estaban para escuchar, sino para exigir.

Más de 20 personas, comenzaron a decir que esto era frecuente, que estaban hartos de las declaraciones del gobierno que en Tlaxcala no pasa nada, que es de los estados de los más seguros del país, qué ellos confiaron en el Gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, a quien le dieron su voto, que él dijo en campaña que pondría al frente de Tlaxcala a las personas más capacitadas.

Incluso reclamaron que se perdió el ex gobernador Tulio Hernández, y a él si lo buscaron de inmediato, por qué no hacían lo mismo en este hecho; por ello, pidieron que se destituya al Comisionado de Seguridad, Hervé Hurtado Ruiz.

Con palabras altisonantes, dijeron que no iban a ceder, que si la Secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado quería dialogar, que fuera una comisión donde estaban ellos; y  los representantes de gobernación se concentraron a observa e informar esta determinación.

Así pasaron más de dos horas, y ya todo era prácticamente silencio, no había autos, pocas luces, pero había gente que tenía que caminar y también llegó una persona que se identificó como parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), porque el bulevar Revolución es tramo federal, quien tomó fotos y anotó las placas de las unidades involucradas, de inmediato, lo abordaron, rodearon y lo obligaron a borrar las fotos, además quemaron las hojas donde estaban las series de sus láminas.

Y a pesar de que un familiar de Ignacio pidió que abrieran el paso, no fue así, tuvieron que pasar otros minutos para que acordaran retirarse, se sumaron a una caravana, que supuestamente terminaría en la Y, en el municipio de Yauhquemehcan, pero en el panteón de Santa Ana, bloquearon de nuevo, esto por unos minutos.

Después de las 10:00 horas en el bulevar Revolución los autos comenzaron a circular, los policías tomaron el control del tráfico y así fue como esta ocasión, no dejaron que este hecho pasara desapercibido, porque para los transportistas y la sociedad fue como externar su rechazo a la inseguridad y que Tlaxcala ya no es tranquilo y la entidad más segura del país.

 

Diana Muñoz
Diana Muñoz
Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad del Altiplano. Apasionada por el ejercicio periodístico, el cual he ejercido desde el 2001 en medios locales y nacionales. Comprometida con mi trabajo . Amante de la buena música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *