Es necesario que haya coordinación entre los prestadores del transporte público y los tres niveles de gobierno: Anabel Alvarado
11 agosto, 2017
Alista Lorena Cuéllar su renuncia formal al PRD
14 agosto, 2017

López Obrador y el lastre de sus soñadores de glorias

A quien buen árbol se arrima, buena sombra le cobija reza un refrán popular que ahora muchos aplican en política y por ello, tras dos triunfos consecutivos en Tlaxcala en los comicios presidenciales, no son pocos los que quieren el manto protector y las indulgencias de Andrés Manuel López Obrador.

En torno a la figura del líder y fundador de su partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), muchos se arremolinan y quieren alguna de las candidaturas. Y no es gratuita su simpatía, ellos quieren utilizar al tabasqueño para sus intereses personales porque creen que con él y su nomenclatura potencializan sus posibilidades de llegar al poder.

Fundan esa visión e idea en los dos anteriores procesos comiciales en los cuales López Obrador ha buscado la titularidad del Ejecutivo federal, ya que Tlaxcala las ha ganado y la mayoría de sus compañeros de fórmula han sido beneficiados de ello.

Por ejemplo, en los comicios de 2006, López Obrador –entonces abanderado de la coalición formada por PRD-PT- Convergencia- obtuvo 180 mil 487 votos, mientras que Acción Nacional 140 mil 128 sufragios y el PRI-PVEM apenas 59 mil 672 sufragios.

La tendencia se mantuvo en 2012, ya con el PRI en casa de gobierno estatal, López Obrador con su alianza entre PRD, PT y Movimiento Ciudadano logró en Tlaxcala 210 mil 792, seguido del PRI-PVEM con 184 mil 908.

En ambas elecciones, la figura del político tabasqueño y seguro tres veces candidato presidencial ha logrado ventaja de entre 30 mil y 40 mil sufragios.

Por ello, muchos quieren aparecer en la boleta electoral en los comicios concurrentes del próximo año, con la ilusión de que la imagen y arrastre del político tabasqueño los hará legisladores.

Por eso, vemos arremolinarse en torno a él y su partido a ex gobernadores, ex legisladores, senadores, diputados locales y muchos vivales que sueñan con erigirse como los ungidos por López Obrador y así llegar en septiembre de 2018 ya sea a la Cámara de Senadores, o bien, la diputación federal o al poder legislativo local.

La lista con los nombres de los principales aspirantes es larga, que se necesitarían 300 candidaturas para que todos tuvieran cabida, pero ahí están en Morena la ex perredista Ana Lilia Rivera Rivera y el ex priista Joel Molina, para integrar la fórmula al Senado. Para las candidaturas a diputados los nombres son Abel González ex PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, Baldemar Cortés ex Movimiento Ciudadano y Micaela Corte, para los distritos I, II y III, respectivamente.

A ellos se les suman cientos de soñadores como José Antonio Álvarez Lima, Sergio González Hernández, Eréndira Jiménez Montiel, Floria María Hernández, Dulce María Silva Hernández, Lorena Cuéllar Cisneros, Eustolio Flores Conde, Juan Juárez Caporal, Juan Ascención Calyecac Cortero, María del Rayo Netzahuátl.

Pero hay otras decenas de militantes de otras fuerzas, como el ex panista Luis González Pintor y hasta algunos funcionarios priistas y delegados federales en funciones –algunos encargados del medio ambiente, por ejemplo, que ya se han acercado al manto de López Obrador para ser ungidos como futuros candidatos.

Sin embargo, muy pocos serán los elegidos, ya que el tabasqueño exigió en su momento desmarcarse de sus feudos y unirse al suyo; su indefinición o tardía reacción les costará, porque así como piensan en usar al tabasqueño para sus fines personales, él también hará lo propio porque en su mente siempre será el primero y único interés verdadero.

Al margen.

Mucho ruido y pocas nueces. Así podemos resumir los resultados de la XXII Asamblea Nacional del PRI en la que solo hubo cambios cosméticos en sus documentos básicos. No habrá nada nuevo, porque son y seguirán siendo lo mismo, un partido que solo busca acceder y mantener el poder sin pensar en la gente.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *