Repudia la sociedad tlaxcalteca el asesinato de Mara Fernanda
18 septiembre, 2017
PAN promoverá “Sin voto no hay dinero” en los estados: Marcelo Torres
19 septiembre, 2017

A defender la honra y el territorio de Tlaxcala

El gobierno del estado de Tlaxcala hace bien en defender la imagen de éste y combatir el estigma, magnificado, de que nuestra entidad es la capital de la trata de personas.

La privación de la libertad, abuso y  asesinato en Puebla de Mara Fernanda Castilla Miranda y la garrafal acción del gobernador poblano José Antonio Gali Fayad, de advertir que la joven podría haber sido trasladada a esta entidad, ha desatado una crisis en la relación gubernamental entre ambas entidades.

También, ha generado una serie de reacciones estúpidas –no puedo llamar de otra manera- de personajes que amparados en un micrófono o en una red social, hacen llamados idiotas como la de construir un muro entre ambas entidades y pedir pasaporte a la gente de esta entidad o bien, “mata a un tlaxcalteca y haz patria”.

Hasta dónde llegan las reacciones generadas a partir de un comentario o del desliz de un soñador de artista y cantante metido a gobernador.

Las autoridades estatales de Tlaxcala sí hacen bien en enfadarse y echados para adelante traten de frenar esas imputaciones y estigmas de que esta entidad es la capital de la trata de personas, porque no es tal.

Se dice que en política, según San Andrés Manuel López Obrador, lo que no mancha tizna, que es lo mismo, difama que algo quedará.

Tlaxcala no es la capital de la trata de personas. No conozco alguna publicación seria, con cifras y comparativos que demuestren ello. Por el contrario, la publicación denominada  “Una mirada desde las organizaciones de la sociedad civil a la trata de personas en México”, que realizó Hispanics in Philanthropy (HIP), da cuenta que este problema está en prácticamente todo el país y que en el caso de esta entidad, no hay una prevalencia sobre el resto de los estados de nuestra República. Entonces de ¿dónde sale ese mote para desgraciar a Tlaxcala?

Por eso, insisto que el gobierno hace bien en combatir ese estigma.

Pero el logro sería mucho mejor si estableciera, sin necesidad de alguna declaratoria de alerta de género y mucho menos, por un mandato superior, sino de mutuo propio, políticas públicas y acciones para garantizar la vida de las mujeres, que pareciera, están condenadas por el solo hecho de ser mujeres.

No solo con exigir respeto y mesura a otros gobiernos se ganará el reconocimiento; se deben hacer acciones proactivas para asegurar mejores condiciones a favor de las féminas y de todos los tlaxcaltecas. El número de homicidios dolosos van en aumento.

Sí, el gobierno estatal hace bien en luchar para erradicar ese estigma de la trata de personas, pero haría más si actuara para mejorar de manera permanente la seguridad de ellas y de todos. Que no vivan en medio del temor por el hecho de ser mujeres.

Y a nosotros, esa sociedad que sale a marchar, a esa que le indigna y molesta esta situación también nos corresponde cuidar a éste sector, generando en nuestro ámbito una mejor educación desde casa, propiciando mejores condiciones de trabajo para ellas y garantizando una inclusión sin condición. No basta con alzar la voz, publicar lamentaciones en redes sociales, todos debemos hacer algo para que no haya ni una más.

Puebla y su gobierno de oropel también debe hacer lo propio, no se trata solo de culpar a otros de las pifias de uno. Señor gobernador poblano, a su madre, le debe dar pena que trate de mitigar el dolor de madres, familiares y amigos de las mujeres asesinadas con una simple condolencia mediática. Póngase a gobernar.

Ya se los dijo el rector de la Universidad Iberoamericana Puebla, Fernando Fernández Font, quien consideró que el alto índice de feminicidios que se han perpetrado en Puebla desde el sexenio pasado, son un problema “heredado” por autoridades que se coludieron con criminales y sacaron provecho de esa relación. Así o más claro.

El feminicidio de Mara Fernanda Castilla se suma a los 82 feminicidios documentados por organizaciones civiles en lo que va del 2017, y a los 58 reconocidos oficialmente por la Fiscalía General del Estado de Puebla.

Es clara la exigencia de mejores condiciones para ellas, pero todos lo merecemos. Es bueno defender el territorio y la imagen, pero será mucho mejor actuar de manera proactiva y esa es obligación del Estado y de nosotros los ciudadanos.

Al margen:

Y nos molestamos que otros nos satanicen y nos llamen de mil maneras despectivas, pero el colmo es que contribuyamos a esas conductas con publicaciones llenas de especulaciones y con muchas mentiras. Ayer circuló en algunos “medios de comunicación” el presunto rapto de una menor a “punta de pistola” en el municipio de Zacatelco que, a decir de algunos “comunicadores”, se trataba de “una especie de secuestro”. La información se hizo viral y el pánico se apoderó por momentos de las redes sociales.

Sin embargo, lo cierto es que no hubo tal rapto o secuestro a mano armada; se trató de un caso intrafamiliar en el que la progenitora de una menor mantuvo al custodia de una niña. Ese “periodismo de Facebook”  denigra y daña al más bello y apasionante de los oficios.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *