Autorizan diputados al municipio de Amaxac que pague laudo con camioneta
17 octubre, 2017
Coordina SEGOB estrategias por la igualdad de género en Tlaxcala.
18 octubre, 2017

Diputados de Tlaxcala están para llorar

Para llorar Tlaxcala, por el desempeño de sus diputados federales. Los integrantes de la LXIII Legislatura federal por nuestra entidad están para llorar y a pesar de ello, quieren “brincar” a una nueva posición. Cuatro de los cinco integrantes de la Cámara Baja del Congreso de la Unión que tiene Tlaxcala resultaron más que reprobados en la evaluación hecha por la organización Borde Político. La legisladora priista Fabiola Rosas Cuautle se salva de la quema, pero no por sus aportaciones, sino porque es poco el tiempo que lleva cobrando como diputada que no aparece en ese estudio.

Como ocurre con las Senadoras y de lo cual dimos cuenta el pasado lunes,  los diputados están en el mismo derrotero por su desempeño legislativo.

En las cuatro variables que toma en cuenta este estudio, que realizó esta asociación especializada en analizar la actividad legislativa en México, en ninguna resultaron aprobados los priistas Rosalinda Muñoz y Ricardo García Portillo, como tampoco lo hicieron los panistas Minerva Hernández Ramos –aunque llegó a esa posición por otra circunscripción- y Juan Corral Mier.

Lo que sería la principal evaluación, es decir, respecto a las iniciativas presentadas y la efectividad, resulta que la mejor calificada es la ahora secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado Varela, con una rango de 34 de 100 reactivos, pues durante su estadía en la Cámara Baja presentó  12 iniciativas y logró que una fuera aprobada.

Debajo de ella, pero con apenas 30 de calificación, se ubicó Minerva Hernández –quien ahora anda movida como gusano en comal para dejarse ver y apuntalar sus aspiraciones al Senado de la República-, ya que ha presentado nueve iniciativas, de las cuales dos le han aprobado.

Los priistas Rosalinda Muñoz y Ricardo García, ambos con sueños senatoriales, están por la calle de la amargura, pues su calificación es de 23 y 16 por ciento, respectivamente, porque si bien cada uno presentó 10 y siete iniciativas, ninguna ha sido aprobada por el pleno.

Pero el que de plano no tiene nada que hacer en esa función, al menos por esta evaluación, es el panista y aspirante a Senador, Juan Corral Mier. El protegido de Adriana Dávila Fernández no ha presentado ninguna iniciativa en este periodo. Entonces uno se pregunta a qué ha ido al Congreso de la Unión y peor aún, así quiere ser Senador. Mi Tlaxcala llora.

Y en los demás rubros, las cifras son similares. Ricardo García, el ex aspirante a gobernador, tuvo 37 de calificación por el rol político que tiene en la Cámara de Diputados, es decir, por las posiciones que ocupa en comisiones, en mesa directiva y los demás órganos de gobierno, mientras que su calificación por actividades extralegislativas, es decir una evaluación respecto a su presencia en medios de comunicación, redes sociales y por su presentación de la declaración 3de3, su ranking baja al obtener solo 14 de calificación, pero su situación es peor cuando vemos que solo logra 4 de calificación –de 100- por su participación en acuerdos, ya que ha presentado  uno pero no se lo han aprobado.

Minerva Hernández, la aspirante a Senadora, tiene una mayor actividad en labores extralegislativas, que la llevan a obtener 49 de calificación, mientras su rol político en la Cámara es de 35 por ciento y su desempeño en el impulso de acuerdos en el pleno es de 30, pues ha presentado cinco proyectos de los cuales le han aprobado 3.

Su compañero de bancada y también aspirante a llegar a la Cámara Alta, Juan Corral es un caso difícil de entender, ya que su labor ha sido pírrica. Por ejemplo, su rol político es de 19, mientras sus actividades extralegislativas lo ubican con 28 de calificación, la más alta que tiene, lo que demuestra que ha sido bueno para otras cosas, pero no necesariamente para las que tienen que ver con su actividad parlamentaria, lo cual  queda de manifiesto cuando se ve que no ha presentado ningún punto de acuerdo y ninguna iniciativa. Entonces solo ha ido a cobrar como diputado y a hacer vida social.

En una situación similar, aunque con mejores logros parlamentarios que Juan Corral se ubica la priista Rosalinda Muñoz. La ex alcaldesa de Tlaxco tiene cero de calificación en actividades extralegislativas, 18 en su rol político en la Cámara y 24 respecto a los acuerdos presentados, porque ha hecho seis planteamientos de este tipo, aunque ninguno ha sido aprobado.

Con esas calificaciones, algunos de ellos ya buscan y se mueven para  una Senaduría. Pero con ellos, en Tlaxcala estamos para llorar.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *