Aseveró secretario de gobierno “Un Punto Rojo” la Alerta de Violencia de Género para Tlaxcala
5 febrero, 2018
“Vivito y coleando”: Faustino Labastida Ramírez, oficial de Ixtenco supuestamente muerto.
6 febrero, 2018

Feminicidios, un pendiente que duele

Algo pasa en Tlaxcala que el asesinato de mujeres, con violencia, ha sido un asunto que cada vez se hace más común en el escenario estatal, por desgracia, no solo de ellas, sino de nosotros, todos, como sociedad.

De acuerdo con datos extraoficiales, se advierte la incidencia, en lo que va de este incipiente 2018, de al menos cuatro casos de muertes de féminas en condiciones de violencia y hasta brutalidad, –agrupaciones hablan de cinco-, los cuales, a decir de éstas organizaciones, deben considerarse como feminicidios, pero que las autoridades encargadas de impartición y procuración de justicia no los visualizan así.

En el primer mes del año se tienen datos de cuatro casos de este tipo, que podrían considerarse como feminicidios: Por ejemplo, el 2 de enero una fémina de 62 años aproximadamente, fue encontrada al interior de su domicilio en Yauhquemehcan, con diversas contusiones y ultimada por estrangulamiento.

El 16 de enero, también en Yauhquemehcan fue localizado el cuerpo cercenado y calcinado de una joven. Ella, originaria de Tepectipac, municipio de Totolac, fue asesinada, vejada, y lastimada de la peor manera.

El tercer suceso, pertenece al de una mujer encontrada al interior de su vehículo sin señales de vida, en el sur de la entidad; presentaba contusiones, pero las autoridades indicaron que el deceso se presentó por el aparente consumo excesivo de alcohol, descartando una situación de violencia.

Y el cuarto, fue el de una mujer, de nombre Nancy y originaria de Yauhquemehcan, quien fue ultimada con signos de violencia y arrojada en la vía pública en Tizatlán, en la capital del estado.

La saña con las cuales han sido asesinadas estas mujeres advierte una brutalidad inusual, porque llevar a desmembrar y quemar a una de ellas es deplorable y que debe atenderse. No se trata de esconder la situación y mucho menos, negar la existencia de los mismos como podrá atenderse, prevenir y solucionar estos casos, que no solo deben doler a los familiares de las víctimas, sino a toda la sociedad tlaxcalteca.

Es de citar que Tlaxcala, el delito de feminicidio fue incluido en el Código Penal desde el año 2012; pero dos años después, los diputados realizaron diversas reformas para incluir las causales y definir una penalidad más alta; sin embargo a la fecha no existe una sola sentencia o proceso penal por ese delito.
En ese sentido se estableció que será feminicidio cuando: la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia; existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima.
Además cuando haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza; existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima; cuando la víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida; y cuando el cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público
Los cuatro casos descritos reúnen al menos una o varias condiciones para tipificarse como feminicidio, pero la autoridad piensa distinto. Ojala nunca un familiar de ellos ni de nadie, esté en esas condiciones.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *