Asegura Gobernador que se va cumplir con las restricciones que marca la ley, durante campañas
27 marzo, 2018
Requiere el ITE la ampliación presupuestal a más tardar el 10 de abril
28 marzo, 2018

Colmo de la desfachatez

Cuando pensamos que ya habíamos visto todo, siempre llegarán posiciones y conductas que nos sorprenderán y en política, con la lucha por el poder, son pan de cada día. Y la desfachatez en ello, aflora, porque buscan continuar en el cargo, vía reelección, y violan disposiciones e incumplen su función, pues toda esta semana se van de asueto nuestro congresistas.

Resulta que nuestros diputados locales no solo son faltistas e incumplidos, sino que también se acogerán al beneficio de la legislación para no separarse del  cargo, en aquellos tres casos que buscarán la diputación federal, o bien, hacerlo 60 días antes de la elección, sino que decidieron también no llamar a los suplentes.

Pese a que la figura de diputado suplente se creó y el electorado votó también por ellos, los congresistas locales se abrogaron la facultad para que los espacios que quedarán vacantes por las aspiraciones reeleccionistas de varios diputados se mantengan acéfalos.

Si bien, la Constitución Política federal y local considera esa figura de la suplencia, en los hechos los diputados locales, sin decirlo, pretenden impedir que estos asuman su cargo una vez que los propietarios busquen la reelección, lo cual también afecta a los ciudadanos de aquellos distritos que sus congresistas dejan el cargo para una nueva posición o mantener la que tiene, porque no tendrán quien los represente.

De acuerdo con varios estudios del derecho electoral, la medida es ilegal e inconstitucional, porque los cuerpos legislativos que adoptan la institución de la suplencia ven en ella dos ventajas fundamentales: en primer término, pretenden no privar de voz y voto a los ciudadanos de la demarcación territorial que eligió al representante que por alguna razón ya no ejerce el cargo, evitando así que el escaño permanezca vacío en tanto se elige nuevo representante.

Otra razón es que la práctica mexicana determina que los suplentes sólo pueden acceder al escaño o curul cuando son llamados por la respectiva Cámara, o sea, que la suplencia no implica un derecho de representación ipso jure ante la falta o ausencia del propietario, lo cual supone un reconocimiento de la supremacía soberana del órgano representativo sobre el cuerpo electoral. Es decir, que si no son llamados los suplentes, éstos no pueden acceder al cargo.

Con esta visión e intención, queda clara la finalidad que buscó el legislador cuando en 2017 reformó la Ley de Instituciones y Procedimiento Electorales y la Ley Orgánica del Poder Legislativo. La primera buscó que la separación del cargo de los diputados que pretenden  la reelección se concrete solo 60 días antes de la jornada electiva y por otro lado, recortaron la duración “por única ocasión” del periodo ordinario de sesiones para el 29 de abril de este año.

Con esta última medida, los diputados reeleccionistas permanecerían en el cargo hasta ese día e iniciará funciones la Comisión Permanente, haciendo innecesario el llamado a suplentes para que el Poder Legislativo funcione en pleno.

Con esas acciones, las preguntas obligadas son qué pasará con el salario de los diputados que van a campaña y el dinero de esos emolumentos, que en estricto  sentido se ahorrará, a dónde irán a parar y los suplentes, se quedarán con manos las cruzadas o impugnarán estos excesos.

En tanto, este martes, los muy caras duras, se fueron de asueto y acordaron no sesionar hasta la próxima semana. Es más, desde ayer ordenaron al personal del Congreso que inicien su periodo de descanso por Semana Santa. Y con esa desfachatez quieren seguir en el cargo. A propósito, ¡Dios nos ampare!

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *