Sin regulación bares en Huamantla.
7 mayo, 2018
Hoy abrirán la presidencia municipal de Ixtenco.
8 mayo, 2018

Maquinaria ¿Desvielada?

Como están las cosas, al Partido Revolucionario Institucional (PRI)  y sus candidatos, no les queda otra opción que apostar por la estructura como única alternativa para tener alguna oportunidad de ganar las elecciones del próximo 1 de julio.

Y ese fue el mensaje que el candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade Kuribreña dio con el relanzamiento de su campaña por la presidencia de la República. Aunque para algunos, todo empezó con el debate, le siguió el cambio de presidente del Comité Ejecutivo Nacional del tricolor y ahora, reagrupando a todos los liderazgos para tratar de cerrar filas.

Quizá el error fue impulsar un candidato ciudadano, el mismo que se avergonzó del PRI –que incluso escondió el emblema del circulo tricolor con las siglas del partido otrora hegemónico-y que ahora, llama a las huestes a una reconciliación en torno a su figura.

Para muchos, el llamado es tardío, pero no tienen otra alternativa, porque la estructura priista les ha dado resultados en algunos comicios, aunque hay que reconocer que cada elección es distinta y ésta parece perdida desde el año pasado.

Para el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Roberto Lima Morales, no hay nada más importante que las estructuras de su partido y de sus aliados, para hacer repuntar la campaña presidencial de su abanderado José Antonio Meade Kuribreña.

La apuesta por las estructuras si bien dieron resultados en Tlaxcala, en los comicios de 2016, las cuales lograron repuntar en las preferencias electorales y al paso de la jornada electiva, se impusieron con el triunfo del ahora gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, la realidad de esta elección es distinta.

No obstante, para el líder estatal del PRI y los suyos, el relanzamiento de la campaña de su candidato presidencial fue un sorbo de agua fresca y cristalina en un desierto en el que las arenas del pasado negro del tricolor y la mala imagen del gobierno federal, secuestrado por las pifias y actos de corrupción, se engullen la propuesta y las buenas intenciones de su postulante.

Ahora buscan afanosamente que esa misma agua refresque los equipos de campaña y estructuras de esa coalición para impulsar a sus candidatos a senadores y diputados federales, los cuales empiezan a desesperarse porque no ven la forma ni el cómo podrá mejorar en su puja por el triunfo.

La estructura partidista es una importante apuesta, pero por sí sola no funciona, necesitan de verdaderos operadores políticos, que conozcan el estado y liderazgos y desde luego, que cuenten con el “aceite y la gasolina” suficientes para echar a andar esa maquinaria antiguamente poderosa, pero que ahora se ve apunto de desvielarse.

Al margen:

El atentado o ataque a balazos que sufrió la familia del alcalde de La Magdalena Tlaltelulco, Rubén Pluma Morales, entre ellos su hija y candidata a diputada local, María Félix Pluma, tampoco puede ser un hecho aislado. Los distintos niveles de gobierno, incluido el emanado del PT de esa demarcación, deben dar una pronta respuesta. Nunca antes  como hoy en México,  un proceso electoral había sido tan violento. Desde que inició la campaña asistimos a un aumento del asesinato de aspirantes, candidatos y políticos en casi todo el país. La cuenta de políticos asesinados en el proceso electoral, que inició el 8 de septiembre, llegó a 90 en los últimos días.
La semana pasada se registraron las muertes violentas de Eduardo Aragón Caraveo, fundador y dirigente del conservador Partido Encuentro Social (PES) en el municipio de Chihuahua, además de Liliana García, candidata a regidora del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Addiel Zermann Miguel, precandidato a la alcaldía de Tenango del Aire, Estado de México; José Ramírez, exalcalde de San Gabriel Mixtepec, Oaxaca; Alejandro González, alcalde de Pacula, Hidalgo, y Elías Damián Rodríguez, secretario particular de un candidato a la alcaldía de Cuajinicuilapa, Guerrero.
De acuerdo con Etellekt, consultora especializada en riesgos, suman 90 los políticos asesinados en este proceso comicial. Esperemos que Tlaxcala nunca forme parte de esas cifras rojas, pero eso nunca será obra de la casualidad, se requiere de la coordinación decidida de autoridades y sociedad para frenar el paso a cualquier acto de violencia política.

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *