La ciudadanía tiene confianza de que los comicios del 1 de julio se lleven en calma: Tito Cervantes
7 junio, 2018
Ratifica EMSAD Tlaxcala respeto a derechos políticos de estudiantes
8 junio, 2018

Sin fortuna

El Congreso sin fortuna y sin dinero para pagar a suplentes. Así de simple y llana la justificación real para no permitir el arribo de 11 ciudadanos que fueron electos para cubrir las vacantes de diputados propietarios. Esa es la razón; no hay otra.

El tema de impedir el arribo de los diputados suplentes al Congreso local fue evidenciado por los magistrados electorales federales, quienes –al parecer- tienen clara la película de lo que se vive en la entidad, en donde un grupo de congresistas ha tomado como rehén al Poder Legislativo local y lo manejan a su libre determinación.

La jugarreta de no permitir la llegada de los suplentes de los aspirantes a la reelección o un nuevo encargo, como son Fidel Águila Rodríguez, Ignacio Ramírez Sánchez, Arnulfo Arévalo Lara, Enrique Padilla Sánchez, Eréndira Cova Brindis, Dulce María Ortencia Mastranzo Corona, Aitzury Sandoval Vega, César Fredy Cuatecontzi Cuahutle, Adrián Xochitemo Pedraza, Alberto Amaro Corona y Mariano González Aguirre, ya les generó una amonestación pública.

También les endilgaron una especie de amenaza o advertencia de que si la intención es esperar a que lleguen los diputados propietarios –una vez que se conozca su suerte después de los comicios del 1 de julio- para integrar de forma debida a la LXII serán penados con una multa que deberán cubrir con sus propios salarios.

La decisión de ayer de los integrantes del pleno de la Sala Regional de la Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de emplazar a los miembros de la Comisión Permanente del Congreso local para que en un término de dos días hábiles les tomen la protesta de ley a René Carmona Serrano, Luis Antonio Cruz Zárate, David Luna Hernández y Ana Karen Tlalpa Herrera, sienta un mal precedente y evidencia a nuestros legisladores locales como abusivos.

También ayer, cero y van…en serio que perdí la cuenta, el Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET) emplazó a la Comisión Permanente del Congreso del estado para que en un término de 48 horas tome protesta Naim Burgos Moreno y Fernando Tamayo Chavero quienes asumirán el cargo de diputados y cubrirán las vacantes que en su momento dejaron Arnulfo Arévalo Lara y Mariano González Aguirre.

Ambos fallos dejan mal parado a los diputados de Tlaxcala, porque no hay ninguna razón, que no sea de pesos, para integrar adecuadamente, al Poder Legislativo.

Pero pese a ello, la versión al interior del Congreso local es que no hay la mínima intención de acatar ambas resoluciones. Ya alistan una nueva chicana o argucia leguleya para evadir el cumplimiento de sendos mandatos.

La justificación de ello es simple: El Congreso del estado no tiene dinero para pagar salarios y prestaciones de los 11 diputados suplentes, ya que los propietarios, al momento de dejar el cargo –sino es que antes- recibieron pago de salarios y demás prestaciones (como el reparto de recursos que llegaron al Legislativo por ajuste de los excedentes de las participaciones federales a la entidad).

Eso lo saben los suplentes, por eso han solicitado, como parte del litigio, el pago de sus salarios a partir de la salida de los propietarios; el interés de esa medida, nos confiaron, es demostrar los abusos y excesos que cometen los diputados al amparo del poder.

Sin dinero y fortuna, pero sobre todo, sin credibilidad, así ha quedado el legislativo por hacerles “el caldo gordo” a 11 aspirantes a la reelección o un nuevo encargo.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Comments are closed.