Con ovación reciben en el CUU de la UAT a Natalia Lafourcade
11 junio, 2018
El titular de la CES a favor de homologar salario y prestaciones de policías estatales y municipales
11 junio, 2018

Hipócritas

La Casa del Pueblo convertida en Palacio de Reyes, así fue la determinación de dos legisladores –apoyados por prácticamente todos los diputados-, quienes decidieron reservar el derecho de admisión al edificio solo a quienes ellos quieran.

Ahora, para entrar al Palacio Legislativo debemos tener la autorización de quienes cobran del pueblo y dicen representar al pueblo; con ello, los diputados se han convertido en una mala copia de Virreyes o de hacendados, que no quieren mezclarse con la “chusma”; muy lejos de su raza de bronce.

El pasado viernes, a través de la Comisión Permanente, dos diputados emitieron un acuerdo que establece los criterios de “uso diferenciado” de los accesos al interior y exterior del edificio sede o recinto oficial del Congreso del estado de Tlaxcala.

Con dicha aprobación, en el Palacio Legislativo habrá tres tipos de acceso; uno para ciudadanos de primera, con su espacio reservado y otros dos para la “gente” de segunda y de tercera. Obvio, quienes todavía cobrarán otras seis quincenas más como legisladores –bendito dios, ya se van- se asignaron el de honor.

En el espacio de tercera –reservado para la prole sindicalizada- los sesudos diputados establecieron que ahí “se permitirá el acceso a las instalaciones de las áreas y oficinas del Recinto Oficial, en sus dos niveles, a personal de los medios de comunicación, así como a particulares o a la sociedad en general, (eso sí) previa autorización …”. Es decir, que a partir del viernes, solo se puede entrar al edificio público con la autorización y a capricho de la voluntad de los congresistas.

La medida, además de discriminatoria,  fue hecha de manera ilegal, porque la Comisión Permanente no tiene facultades constitucionales ni legales para ello, y sobre todo, trastoca el principio que da vida al quehacer de un diputado. De acuerdo con la Constitución Política local, en su párrafo segundo del artículo 32, establece que los diputados son los representantes del pueblo.

Con la “inteligente” decisión, los diputados han decidido alejarse de la gente y de su pueblo. Por ello, en estas elecciones es urgente que el elector analice su voto para no permitir esta división de clases sociales, porque ahora la Casa del Pueblo ha sido declarada Palacio de Reyes en el que, al parecer, cohabitan Alí Babá y sus 24 ladrones.

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *