Llegarán las más de 958 mil boletas electorales al ITE el fin de semana
20 junio, 2018
Está atenta la Secture de turoperadoras durante el periodo de Avistamiento de las Luciérnagas
21 junio, 2018

Campañas negras

Las campañas negras o de denostación arrecían en la recta final de este proceso electoral; la premisa propagandística al respecto que se resume en la frase “difama que algo quedará”, es ya socorrida en estos últimos siete días de campaña, y seguramente, hasta el 1 de julio habrá ejemplo de ellos.

En los últimos días la denostación, la diatriba, la injuria y las imputaciones dolosas se han apoderado del escenario electoral; parece que las campañas electorales concebidas en su más amplia y positiva definición terminaron ya y ahora, en el imaginario se busca posicionar el mensaje negativo en contra del adversario.

La decisión es simple: los candidatos ya no necesitan convencer a sus simpatizantes, pues éstos ya decidieron su voto; ahora priorizan llegar ante los indecisos pero para generar repulsión o rechazo a otras propuestas, por lo general, en contra de quien está mejor posicionado o en su caso, su más cercano adversario.

Eso está ocurriendo prácticamente en todas las elecciones de carácter estatal; se han profundizado en la elección de legisladores locales, pero la pugna por los escaños en el Senado o en la Cámara de Diputados federales no han estado exentas de ello.

No hay que perder de vista que las campañas negras o negativas son armas electorales que llegaron para quedarse y que perfeccionan sus métodos en cada elección, pues se trata de estrategias electorales que tienen por objetivo atacar al o a los candidatos mejor posicionados en las encuestas para restarles simpatías y, por oposición, beneficiar a sus adversarios.

Las evidencias apuntan a que este tipo de campañas suelen ser muy efectivas, precisamente porque despiertan el interés del electorado y generalmente propician dudas sobre la emisión del voto o definen éste.

Al igual que ocurre con la publicidad comercial, los métodos de promoción política se han sofisticado. Los despachos que hacen campañas políticas tienen un menú de estrategias más amplio que antes para restarle puntos a un contrincante. Un ejemplo son las push polls, simulaciones de encuestas que, en realidad, lo que pretenden es dar mala información sobre un candidato.

Otro ejemplo: a medianoche un ciudadano recibe una llamada donde una grabación promueve el voto por un determinado candidato. Por lógica, el afectado maldecirá al candidato a nombre del cual se hizo la llamada y prometerá no votar por él o ella, sin considerar que pudo hacerla el equipo de un contrincante.

Actualmente, las campañas negativas circulan, sobre todo, en las redes sociales, donde la información puede difundirse anónimamente o sin mayor compromiso para el emisor. Se recurre con frecuencia al humor, como los memes, por ejemplo, ya que ello conecta con la audiencia y es factible que se virilice.

Pero hay las que se hacen a la antigua. Conferencias de prensa, historias de vida con atentados de por medio, cartas, documentos e incluso, hasta grabaciones, pues algunos consideran a éstas como las de mayor efectividad para dañar o destrozar al adversario.

Y si no me cree, ahí están los auto atentados, auto robos, autoagresiones, victimizarse, y hasta revivir muertos y uno que otro borrego.

Lástima, la campaña terminó y ahora a unos les toca intensificar los ataques y otros a tratar de contener los daños y de ser posible, usar estos para fortalecerse. Ahí está el éxito.

Al margen:

Excelente ejercicio se vivió ayer en Radio Huamantla con la realización de un debate radiofónico en el que participaron los cuatro candidatos a diputados por el distrito 10. Más allá de triunfadores o derrotados o autoproclamaciones, la sociedad podrá discernir a quién darle su voto, que eso es lo más importante.

Mi felicitación a mis compañeros Noemí Carmona y Francisco Javier Conde por su conducción.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Comments are closed.