Coadyubará Blanca Águila para resolver problemas limítrofes con Puebla
24 junio, 2018
En septiembre se lanzará el componente “Beca Tecnológica y Universitaria”
25 junio, 2018

Recta final

Campañas de lodo son las que terminan este miércoles, porque de propuestas legislativas y de beneficio social, no hubo casi nada. La diatriba, la denostación, el pasado reciente o añejo, según sea el caso, fueron los que se apoderaron de la escena electoral.

Por desgracia de los más de un millón 100 mil tlaxcaltecas, en la pugna por acceder a una representación popular en el Congreso de la Unión y del Poder Legislativo local, nunca estuvimos presentes en sus planteamientos.

Nuestras necesidades, requerimientos, propuestas y aspiraciones no fueron tomados en cuenta al momento de elaborar sus discursos y desde luego, está claro, que ahora gane quien gane, ellos verán por sus intereses y en el mejor de los casos, los de su grupo.

A la sociedad y desde luego, al electorado, simplemente nos vieron como simples votos que necesitan para acceder al poder y recuperar el gasto que realizaron en sus aspiraciones; jamás nos vieron, nunca lo han hecho, como necesidades o áreas de oportunidad para impulsar la transformación de nuestra entidad.

Muestra de ello es que en la última semana y hasta el próximo miércoles –quizá hasta el domingo 1 de julio- se intensificaron los ataques, los golpes bajos, las historias de mentira o de verdades a medias, para tratar de desvirtuar al adversario, en suma, de campañas negras que mostraron las bajezas y lo peor de los candidatos en su lucha por acceder al poder.

También fueron los discursos incendiarios en contra de los adversarios y de autoridades municipales y estatales, las cuales, formaron parte de las estrategias para ganar adeptos.

Esas acciones no fueron exclusivas de un solo partido o coalición ni ideología. Los de izquierda, de derecha o de centro por igual, recurrieron a esos paradigmas para tratar de ganar sus adeptos, incluso, sin importar mucho menos conocer, sus respectivas plataformas electorales.

En suma, se cumple la máxima de las campañas electorales: proponer y construir no vende, difamar y destruir, posiciona; con ello podemos advertir, que si así estuvieron las campañas, muy probablemente, así estará el día de la jornada comicial, entre trampas, triquiñuelas y denostaciones a espaldas del pueblo, solo con la intención de ganar un espacio electoral.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *