Reciclarán llantas en Huamantla.
25 junio, 2018
Cumple plaza de toros la Taurina 100 años de su fundación.
26 junio, 2018

Que alguien pare esos abusos

Que alguien pare los abusos y absurdos cometidos por los diputados locales, quienes al amparo de su encargo y desde luego, su fuero constitucional, han hecho de su mandato una especie de salvo conducto para pasarle las leyes y a las instituciones por el “arco del triunfo”.

En el ocaso de su mandato, a 64 días de que ya se vayan –larguen, es lo correcto- han hecho lo que sus yaytsas –traducirlo en ruso- han querido y en ello, han pisoteado la legalidad, principios constitucionales y hasta derechos humanos de los ciudadanos.

Ayer se vivieron en la otrora casa del pueblo, hoy convertido en el Palacio de Alí Babá y sus 24 Ladrones, sendos actos que desnudan por completo a nuestros congresistas.

Nuevamente mandaron al diablo la resolución de la justifica federal y estatal en materia electoral que les emplazaron para que este martes tomaran protesta al cargo de diputados propietarios a siete legisladores suplentes.

Nada les ha importado ser amonestados y multados por esa omisión a los integrantes de la Comisión Permanente del Congreso local, porque están decididos a no dejar llegar a los suplentes de los aspirantes a la reelección o a un nuevo cargo de elección, como son Dulce María Mastranzo Corona, Mariano González Aguirre, Arnulfo Arévalo Lara, Ignacio Ramírez Sánchez, Adrián Xochitemo Pedraza, César Fredy Cuateconzi y Alberto Amaro Corona.

Ayer, a la sesión convocada para el mediodía, solo llegó el panista Juan Carlos Sánchez García, pues la diputada Yazmín del Razo Pérez solicitó permiso, mientras que Floria María Hernández Hernández y Humberto Cuahutle Tecuapacho no acudieron a la plenaria, por lo que, el primero, en su calidad de presidente de la Comisión Permanente, suspendió la plenaria.

Ante ello, los diputados suplentes anunciaron que agotarán la vía penal en contra del panista Juan Carlos Sánchez García y el resto de los congresistas que se han negado a su integración al Poder Legislativo, pues han afirmado que no tolerarán que se burlen de ellos ni de los tribunales.

Tras ese abuso, vino otro más, cuando por “órdenes superiores”, personal de seguridad adscrito al Congreso del estado de parte de la Oficialía Mayor de Gobierno, negaron y en su caso, desalojaron a los reporteros de la fuente que trataban de indagar los motivos para esta nueva suspensión.

De acuerdo con el oficial, que hace las veces de cadenero de este antro en el que han convertido el Recinto Oficial del Legislativo, quien por cierto ha tenido diversos altercados con reporteros, reveló que por indicaciones del presidente de la Comisión Permanente del Congreso del estado Juan Carlos Sánchez García, realizó el desalojo y cerró con candado el acceso de la calle Lardizábal para negar la entrada a periodistas y a la sociedad en general.

La determinación contraviene las disposiciones de la Ley Orgánica del Poder Legislativo y el Reglamento Interior del Congreso del estado, además de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pues a nadie se le puede impedir el libre tránsito, y menos cuando se trata de un edificio público.

Pero a los virreyes levantadedos –dizque diputados- eso no les importa; están decididos en pasar a la historia de Tlaxcala, pero no por sus logros, esos que no han llegado, sino por sus abusos y excesos a capricho de sus intereses. Pero por favor, que alguien los pare.

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *