Causa revuelo filmación de Carlos Rivera en el centro de la ciudad de Tlaxcala
3 julio, 2018
Respetará regidor en funciones lo que determine el Congreso del Estado en Ixtenco.
4 julio, 2018

Cobro de facturas

En el PRI la institucionalidad pesa y pesa más si hay deslealtad, por eso hay y vendrán movimientos, enroques, destituciones y castigos en sus estructuras partidistas y de representación popular. Con esa determinación a algunos les lloverá sobre mojado; serán verdaderas tormentas las que se avecinan a algunos actores que podrían propiciarles el exilio de la entidad por los próximos tres años, al menos.

Esa es una de las lecturas que devienen de la decisión de la cúpula estatal del tricolor que determinó cerrar el paso a Mariano González Aguirre a cualquier movimiento o acción que lo beneficie al interior del Congreso local.

Parece que aquello de lamer y curar heridas se dejará para los que se consideran leales al líder moral del tricolor en la entidad, pero a los que no, se les cortará la cabeza en el ámbito estatal.

Ayer trascendió que el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Roberto Lima Morales, echó a andar la maquinaria para impedir que el hijo del ex gobernador Mariano González Zarur, retomara el control del Poder Legislativo local.

Para ello, decidió imponer como coordinador de la bancada priista en la LXII Legislatura local a Arnulfo Arévalo Lara en sustitución de Martín Rivera Barrios y de paso, ordenó que hicieran todo lo posible para que la presidencia del Comité de Administración fuera recuperada para otro militante del tricolor; no se sabe quién asumirá esa posición, pero la única característica que piden es que no sea una persona cercana al “becerro de oro”.

Con esa finalidad, este miércoles, a las 8:30 horas, sesionará la Comisión Permanente para tomarle la protesta al cargo de diputado propietario a Naim Burgos Moreno, suplente del priista Arnulfo Arévalo Lara.

La medida será, igual que ocurrió con otros seis legisladores, para salvar el desacato en el que incurrieron los congresistas que no llamaron a los suplentes, pero inmediatamente después, habrá otra plenaria en la que se notificará el regreso al cargo de Arévalo Lara y su nombramiento como coordinador de la bancada priista.

Todo este tinglado en el PRI no se daría sino tuviera el visto bueno o impulso determinante, del primer priista de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez.

Resulta que las descalificaciones, las acusaciones, señalamientos y reparto de culpas hechas en los discursos de campaña, pesaron en esta decisión.

Con ello se demuestra que en política, poder y fuerza que no se ejerce, se vuelve debilidad en quien detenta el poder o bien, se cumple la máxima, que todas las facturas son para cobrarse y esto es un abono a la cuenta.

Al margen:

De ridículo en ridículo, así han ido nuestros diputados locales, quienes han dilapidado la poca credibilidad que tenían.

Ayer, tras diversas chicanas o estrategias para impedir el arribo de los suplentes, que incluso les llevó a ser sancionados por los tribunales electorales, tanto local como federal, la Comisión Permanente del Congreso local convocó y logró sesionar para “permitir” la toma de protesta de René Carmona Serrano, Luis Antonio Cruz Zárate, David Luna Hernández, Ana Karen Tlalpa Herrera, Fernando Tamayo Chavero y Genaro Flores López como integrantes del Poder Legislativo local.

Pero muy poco les duró el gusto de asumirse como diputados locales. Cinco congresistas suplentes no gozaron ni 90 minutos de la investidura como integrantes del Poder Legislativo local, ya que los propietarios de esos espacios regresaron a su curul tras ser derrotados en los pasados comicios en la búsqueda de su reelección o de un nuevo espacio de representación popular.

Esa fue la historia de cinco diputados suplentes, quienes quizá pasarán a la historia como los legisladores con menor tiempo en el cargo, porque tras una larga pugna legal para que les permitieran llegar a la titularidad de un escaño, solo pudieron gozar de éste por un corto tiempo. Literalmente, solo fue para la foto.

Al final esa acción solo fue una burla y una medida para evadir alguna posible sanción, porque minutos después de la unción, los diputados propietarios, como son los priistas Eréndira Cova Brindis, Ignacio Ramírez Sánchez, Enrique Padilla Sánchez y Mariano González Aguirre, el ecologista Fidel Águila Rodríguez, la panista  Dulce María Mastranzo Corona y los perredistas  César Freddy Cuatecontzi Cuauhtle y Adrián Xochitemo Pedraza, anunciaron y confirmaron su retorno al cargo tras ser derrotados y en algunos casos, vapuleados en las urnas el pasado domingo.

Como dice el refrán popular, lo que mal empieza mal termina y así se irán nuestros todavía inquilinos del Palacio Legislativo.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Comments are closed.