Se impacta tráiler contra barda de bodega y vivienda en Huamantla.
4 julio, 2018
Se reúne edil de Huamantla con tours operadoras.
5 julio, 2018

Huérfanos sin PAN

Aunque la victoria tiene cien padres y la derrota es huérfana, la estrepitosa caída en las preferencias electorales del Partido Acción Nacional (PAN) ha generado una andanada de acciones tendientes a aniquilar el matriarcado que vive este partido en Tlaxcala.

Lo ocurrido en los dos últimos años en Acción Nacional con la derrota en los comicios por la gubernatura, los ínfimos resultados en las elecciones de 2016, con la pérdida de los ayuntamientos de los principales municipios en donde eran gobierno, como Huamantla y Tlaxcala, así como la reducción en el porcentaje de votación, ya había calado hondo.

Pero lo ocurrido el pasado domingo, parece que llegó hasta el fondo del ser de los panistas de verdad, esos que habían trabajado para posicionar al partido y que no han dejado crecer, esos que ahora ya no están dispuestos tolerar más el secuestro en el que tienen inmerso a ese partido por parte de Adriana Dávila Fernández, con sus socios de ocasión y sus incondicionales.

Para ello, un grupo de ex alcaldes, ex diputados locales y federales, ex dirigentes y representantes de grupo ya se han empezado organizarse, desde antes de los comicios, para analizar la forma en la que procederían para recuperar al partido y sobre todo, rescatarlo.

Ellos, en esas reuniones por los rumbos de Tlaxco, han dejado en claro que es necesario arrebatar con votos, en su proceso interno, el Comité Directivo Estatal a Adriana Dávila y socios.

A ella la hacen responsable de todo lo malo que le pasa al PAN. Con o sin razón, es verdad, mucho de lo que ocurre en el albiazul tiene su mano, para bien o para mal. Le imputan que ha antepuesto sus proyectos personales e intereses a los del partido y que de seguir así, pueden regresar a la marginalidad en la que estuvieron hasta antes del año 2000, cuando Vicente Fox ganó la presidencia de México.

Pero como ocurre en el ámbito nacional, el PAN se cimbró con esta derrota. Los gobernadores panistas se han agrupado para tratar de rescatar parte de su feudo. Quieren limpiar al partido de todo aquello malo que les dejó Ricardo Anaya y su empecinamiento por ser presidente de México.

Los daños y heridas que ello provocó son profundas. Y en Tlaxcala también hay muchos damnificados y otros ganones, como aquellos que llegarán a una diputación plurinominal federal.

Por todo ello, hay un grupo de al menos 20 liderazgos panistas que están decididos a recuperar a su partido. No quieren a Carlos Carreón, no quieren a Adriana Dávila, ni a Adolfo Escobar, en suma, habrá una revolución interna que busca un reacomodo de fuerzas en las que varios podrían resultar afectados y otros más sueñan con hacerse del control del PAN. Solo nos resta esperar.

 

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *