Muere este día Joel Corte, y es la sexta víctima del accidente de Acuitlapilco
10 julio, 2018
A partir del hoy el tianguis se ubica sobre el bulevar Cuamanco.
11 julio, 2018

De patitas en la calle

Ni soberbia, ni agandalle y mucho menos abusos y excesos serán tolerados en la cúpula nacional y estatal del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de parte de sus legisladores electos. Quienes incurran en esas conductas, de plano, serán puestos de patitas en la calle sin importar que los espacios de representación se acoten a este instituto político.

En la dirigencia nacional y local de Morena tienen claro y no se engañan, que lo ocurrido en los comicios del pasado 1 de julio puede convertirse en un gran lastre para su causa, ya que con el arrastre electoral logrado,  llevarán al poder a algunas personas sin merecimientos ni capacidades ni cualidades para ser ejemplo social y eso puede generarles dolores de cabeza.

Como dice el adagio popular, “al indio dale poder y se vuelve loco” o como lo dijo en su momento el propio líder de Morena y presidente electo, Andrés Manuel López Obrador: “El poder atonta a los inteligentes y a los tontos los vuelve locos… (Los políticos) se suben a un ladrillo y se transforman… caminan de manera distinta, se pavonean, se atontan por completo”.

Precisamente eso es lo que quieren en Morena prevenir, porque está claro para todos que muchos de los que llegarán a un cargo de elección popular lo harán gracias a manto protector y al impulso que les dio San Andrés Manuel López Obrador y no por méritos propios.

No fueron, en la mayoría de los casos, los méritos propios, las estructuras y equipos personales, ni sus recursos, los que se impusieron en esta contienda. Fue el arrastre del político tabasqueño y el hartazgo social en contra del sistema, lo que les ayudó a ganar esta contienda.

Es más, el líder estatal de Morena, Joel Molina Ramírez, ha reconocido que no tienen claro quiénes son la mayoría de sus futuros diputados locales, porque cuando tenían que definir a sus candidatos “nos dimos cuenta que no teníamos los mejores cuadros, con experiencia y conocimiento en la política, pero si tenían mucho entusiasmo…lo cierto es que no teníamos la cantera de valores y de políticos en el partido, entonces de lo que tuvimos es lo que se echó mano”. De ahí que en estricto sentido, no conocen a las personas que llevaron al poder, amén de que siempre, naturaleza humana se impone, y el poder corrompe a quien lo detenta.

Por esa razón, a sus virtuales diputados locales, senadores y legisladores federales, Molina Ramírez  ya les leyó “la cartilla” y les hizo esa advertencia en un cónclave celebrado la semana pasada.

Y me confirmó que ahora, tras el triunfo, esa es su principal preocupación, vaya, su temor de que el poder al que accederán algunos, los haga perderse. “Nosotros haremos el esfuerzo y estaremos muy pendientes de que los legisladores no pierdan el piso, porque efectivamente al condición huma está expuesta a que tengamos resbalones y mareos, pero deberemos estar en comunicación permanente y observancia para darle seguimiento a su actitud… si hubiese conductas denigrantes, se van del partido, no tienen nada que hacer aquí, diputados, legisladores, senadores que lleguen a serlo, no tenemos nada que hacer cuando nos gane la soberbia, la prepotencia, la irresponsabilidad, esa será la conducta preestablecida… trataremos de que no vayamos a fallar, y quien lo haga, está condenado que hasta ahí llegue, porque podrá disfrutar de los tres años (que dura su encargo como diputados locales), pero quién sabe más adelante”

Pero por si no les quedó claro lo que les dijo su líder estatal, este miércoles hará lo propio la cúpula nacional e incluso, es posible que lo haga el mismo López Obrador, pues todos los candidatos ganadores de la pasada jornada electoral fueron citados en la ciudad de México para recibir la advertencia de que quienes incurran en excesos, traicionen los ideales y actúen en contra de la sociedad se van a ir “de patitas a la calle”.

Hacemos votos porque lo entienda, aunque como lo he reiterado hasta el cansancio, hay maderas que no agarran el barniz o si me apura, como dice el adagio: “el poder es como la miel, no se hizo para la trompa de los burros”.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *