Muere masculino en la carretera México – Veracruz tramo Huamantla.
16 julio, 2018
Dan inicio los cursos de verano en el DIF de Huamantla.
17 julio, 2018

Temblando

Temblando, así están varios presidentes municipales y sus respectivos tesoreros, porque de no haber cambios ni negociaciones en lo oscurito, las cuentas públicas de sus respectivas demarcaciones serán reprobadas por incurrir en diversas ilegalidades e irregularidades en la aplicación de sus recursos correspondientes al ejercicio fiscal de 2017.

Son varios millones de pesos los que están en el aire y a pesar de que fueron ejercidos por los munícipes de al menos una veintena de municipios, éstos no han podido comprobar cómo fueron gastados, ni a dónde fueron a parar.

De no haber indulgencias ni acuerdos, varios de los actuales ediles tendrán serios problemas con las autoridades judiciales, porque han generado un quebranto a la hacienda pública, ya sea por los delitos de peculado o malversación de fondos, porque los mini virreyes municipales se han despachado con la cuchara grande.

Uno de esos casos, según trascendió, es el edil emanado del Partido del Trabajo, del municipio de Tocatlán, José del Carmen Hernández Morales, quien tiene omisiones millonarias en la comprobación de su gasto, según revela el informe de resultados de la cuenta pública que ya se analiza en el Congreso local.

De acuerdo con ese informe, elaborado por el Órgano de Fiscalización Superior, el edil, el mismo que hace más de cuatro años, fue encarcelado por presuntamente robar o sustraer material pétreo de una barranca y que en esa acción, sus familiares y seguidores, quemaron una patrulla, destruyeron equipo de cómputo e incendiaron el portón del Palacio Municipal de su pueblo, no ha podido cuadrar los números.

Y al parecer, no podrá hacerlo, ya que en su primer año de gobierno habría incurrido en un sinfín de anomalías e irregularidades, como nepotismo, obras pagadas sin ejecutar, pagos improcedentes de fianzas, faltantes de bienes, préstamos entre programas federales, asignaciones salariales o pagos improcedentes, así como préstamos personales.

Aunado a ello, existe la presunción de que su administración ha contratado y ejecutado obras de manera irregular, ya que éstas han sido asignadas de manera directa a familiares directos, prestanombres  y a contratistas ligados al propio edil Hernández Morales.

Con ello, quedaría demostrado que no es lo mismo ser borracho que cantinero y que en caso de que se confirme ello, buen mensaje sería que el presiente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, proceda en contra de uno de los suyos, por aquello de que emana del PT, ya que ha dicho que no puede ser tolerante con la corrupción y los abusos.

Pero también están otros ediles en la misma condición, como el edil carnicero de Chiautempan, Héctor Domínguez Rugerio,  quien maneja la hacienda municipal como si fuera su tablajería. Además de tener un constante cambio de tesoreros, en el primer año de su administración no pudo comprobar el uso y destino de diversos ingresos, como son los parquímetros, así como el cobro a comerciantes fijos y ambulantes.

También trae serios señalamientos por obras no ejecutadas, salarios pagados sin devengar, multas personales pagadas con el erario; en fin, una serie de anomalías que difícilmente se salvará de enfrentar una denuncia penal ante la Procuraduría General de Justicia del estado.

A éstos dos le podemos sumar los nombres de las autoridades Calpulalpan, Papalotla, Tepeyanco, Yauhquemehcan, Tzompantepec, que tiene imputaciones similares, que en suma dan muchos millones de pesos de desfalco.

Por todo esto, los alcaldes están temblando; ya buscan cobijo, pero lo cierto es que en los próximos 44 días, el Congreso del estado tendrá en sus manos el futuro de varias Comunas, esperando que los todavía diputados, actúen con legalidad y no usar este tema como el negocio de su despedida.

Al margen:

La inminente designación del tercer titular de la Procuraduría General de Justicia del estado de esta administración y de dos de los tres magistrados que deberán conformar el Tribunal de Justicia Administrativa –porque uno ya es Elías Cortes Roa- ha puesto muy activos a varios especímenes de la vida política de la entidad.

Aunque el adagio de la política afirmaba que quien se movía no salía en la foto, dicha expresión parece en desuso, porque ahora hasta el más tullido y de pie plano, quiere ser maratonista y ganar la carrera.

Y aunque la terna tanto para procurador como las dos que deben integrar para los magistrados, emanan de la voluntad del gobernador, hay personajes que empiezan a cabildear con algunos diputados locales y hasta con funcionarios de la administración estatal.

Incluso, pese al anuncio del mandatario Marco Mena de limpiar de dinastías la administración estatal, hay quienes dan coletazos y topones de desesperación para no quedar fuera de la jugada y en una ardid que asegura nadie ni nada podrá advertir, impulsan a Emilio Sánchez Leyva –incondicional del hoy secretario de Economía, Jorge Luis Vázquez y supeditado de Mariano González Aguirre-, para hacerse de una magistratura.

Y para la procuraduría, aunque tengo mis dudas, aseguran que otro de los aspirantes fuertes a la nominación es el representante del PRI ante el INE en los pasados comicios y ex consejero jurídico del gobierno panista de Héctor Ortiz, Orlando Santacruz Carreño.

Cuando digo que lo dudo es porque al parecer el ex edil de Apizaco no creo que se preste a esa maniobra, pues sabe bien que incumple con los requisitos de elegibilidad, como lo establece la fracción IV del artículo 74 de la Constitución Política local, que establece que para ser procurador entre otros aspectos, debe haber ejercido como abogado postulante, académico o en la administración o procuración de justicia del Estado, cinco años anteriores a la fecha del nombramiento y hace poco más de cuatro años, el aspirante todavía fungía como alcalde de la ciudad rielera. Así que en otra ocasión será.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *