Han querido despedir de manera a injustificada a trabajadores de la UTT
24 agosto, 2018
Impugna decisión del Congreso de desechar queja contra alcalde de Calpulalpan
27 agosto, 2018

PRIvados

PRIvados, así se quedaron en las huestes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) cuando conocieron que podrían quedarse sin ninguna representación en el Poder Legislativo local; la víspera, la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) le quitó la única posición que tenía al revocar la asignación de diputaciones plurinominales y se la dio a la familia Ortiz Ortiz y a su PAC. Sin duda, la determinación los dejó PRIvados.

Lo samaritano que fue el tricolor con sus aliados –así como el exceso de confianza, la inoperatividad, sus luchas y traiciones internas-, le costó demasiado caro, porque mientras sus aliados PVEM, Panal y PS lograron mantener el registro, el partido en el poder está a nada de quedar sin un solo diputado local.

Es más, el PVEM, ese que llaman los priistas rémora, dama de compañía y fuerza satelital, podría conservar una diputación plurinominal; lo mismo que Nueva Alianza, mientras los del tricolor rumiarían su inexistente presencia en el Legislativo.

De ser la primera fuerza política en el estado en el Congreso local, pasarían a ser nada; solo una añeja anécdota de su hegemonía se escuchará  en el Palacio Legislativo, cuando sus diputados hacían y deshacían de la labor parlamentaria.

El convenio de coalición que firmaron con sus aliados, al final, es su pesado lastre, ello porque incluyeron una disposición que establece que de la votación total válida por la candidatura común se distribuirá a cada partido político los votos que correspondan a los porcentajes de votación que a continuación se indican: PRI el porcentaje remanente, después de distribuir los porcentajes correspondientes al PVEM 5.5 por ciento, Nueva Alianza 7 por ciento y al PS 7.5 por ciento.

Y más, aún, fijaron que en el supuesto de que el porcentaje de votación obtenida de la candidatura común no alcance para conservar la acreditación o registro de los partidos aliados ante la autoridad electoral local y tener derecho al otorgamiento del financiamiento público, tal y como lo señalan los artículo 85 y 87 de la Ley de Partidos Políticos para el Estado de Tlaxcala, en orden de prelación conforme al convenio “se le otorgará el número de votos necesarios y suficientes para el otorgamiento del financiamiento público del PRI”.

Es decir, el tricolor samaritano pecó de ingenuo o sobreestimó su poderío al grado que regaló sus votos y ahora, de no pasar nada en la Sala Superior del TEPJF, se quedarán, históricamente, sin ninguna representación en el Congreso local.

 

Al margen:

 La plana mayor de Morena vino a Tlaxcala a leerles la cartilla, a su estilo, a los próximos diputados locales y federales de ese instituto político. La perorata de Yeidckol Polevnsky Gurwitz, líder nacional y de Gonzalo López Beltrán coordinador estatal, fue en el mismo sentido de austeridad republicana y que se bajen de sus nubes, porque muchos de sus futuros representantes populares, que aunque nunca ha ejercido un cargo popular, ya andan volando muy pero muy alto. Sobraditos.

La reunión celebrada este domingo allá en lo alto de Santa Ana Chiautempan fue para anunciar la salida inminente de Joel Molina Ramírez de la dirigencia morenista, pues a partir del 1 de diciembre se integra a los trabajos de coordinador regional del gobierno federal en Tlaxcala y desde ahí sueña y trabajará para apuntalar sus aspiraciones de diputado federal.

Y aunque parecía que la reunión sería para presentar al nuevo mandamás de Morena, la dirigencia juzgó impertinente hacerlo, en especial, porque el triunfo y el poder está afectando la vida interna de este partido; la lucha por el control de éste parece encarnizada, pestilente y nada democrática, sino pregunten a Ana Lilia Rivera, a Lorena Cuéllar y a José Antonio Álvarez Lima, además de Martha Palafox que se siente excluida; ellos andan en una pugna de zancadillas, denostación, golpes bajos y muchas pero muchas calumnias y diatribas. No cabe duda, el poder muchas de las veces enferma y ahí ya se enquistó. Incluso, algunos de sus futuros legisladores decidieron emigrar a otro partido ya…de eso mañana más datos.

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Comments are closed.