Logra CONAFOR certificación de 11 viveros en la Norma NMX-AA-170-SCFI-2016
11 septiembre, 2018
Reactivar proceso de juicio político contra presidenta del IAIP, piden comisionados
12 septiembre, 2018

Miseria legislativa

El bono democrático con el que llegaron los diputados de la LXIII Legislatura local ya se lo acabaron. Bastaron 12 días para que dilapidaran la expectativa que había en torno de ellos y su discurso del cambio en el quehacer parlamentario.

En ello, los diputados que hacen mayoría, terminaron con la luna de miel que había en ese amasiato fecundado por el interés y la expectativa entre las minorías –incluidos los subgrupos creados al interior de Morena- respecto de lo que le tocaría a cada uno de sus integrantes.

También desnudaron  sus miserias e ignorancia, porque dejaron al descubierto, para sus adversarios, que quien mece la cuna y mueve los hilos del entretejido parlamentario no despacha en el Palacio Legislativo, sino en la calle 20 de Noviembre, casi esquina con  la calle Guerrero en la ciudad capital.

Todo eso ocurrió en menos de dos semanas. Este miércoles se cumplen dos semanas de haber entrado en funciones y el tiempo ha sido suficiente para terminar con todo ello. En ese lapso han violado las leyes, una vez y otra también.

Ayer, en la integración de las 24 comisiones permanentes, los diputados se fracturaron. Morena se dividió porque su coordinador, Víctor Manuel Báez López los traicionó. No solo a los suyos, nos cuentan, sino a la mayoría de los diputados.

En la víspera, hubo un acuerdo y una propuesta de distribución de comisiones, la cual había dejado a casi todos contentos, menos al propio presidente de la Junta de Coordinación y a su compañera María del Rayo Netzahuatl. Ellos habían sufrido de la animadversión de los suyos y de otros tantos.

La diputada federal Lorena Cuéllar, al conocer del hecho, habría endulzado el oído al presidente de la Junta de Coordinación y de manera sutil, le ordenó recomponer el escenario a su beneficio.

Por ello, cuando era leído el documento que contenía el acuerdo de integración de comisiones, los primeros sorprendidos fueron los diputados de Morena; por sus amígdalas –como dice el macho Hugo Sánchez Márquez-, Báez López modificó el dictamen y restituyó a su incondicional María del Rayo Netzahuatl en la presidencia de la Comisión de Finanzas y de paso, se auto impuso en esa misma representación parlamentaria y en la de Puntos Constitucionales, Gobernación y Justicia y Asuntos Políticos.

La jugada, no solo evidenció esas triquiñuelas, sino que los diputados son unos ignorantes en materia parlamentaria. Pese a que la Ley Orgánica del Poder Legislativo les prohíbe formar parte de más de cuatro comisiones, 17 de los 25 diputados fueron integrados en cinco representaciones. El acuerdo en la materia fue aprobado sin que se sometiera a análisis y discusión del pleno y peor aún, diputados de oposición como PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Panal, votaron a favor del resolutivo pero subieron a tribuna a denunciar agandalle e imposición de Morena. Ni cómo ayudarles.

El bono democrático se terminó y la luna de miel se ha decantado en un divorcio; lo peor es que nos faltan todavía 35 meses y 18 días de aguantar a los actuales diputados.

Al margen

Al parecer el gobernador Marco Mena no aguantó más la frialdad, la lejanía con la gente y  la ausencia de resultados de Hervé Hurtado Ruiz al frente de la Comisión Estatal de Seguridad Pública. Las políticas y prácticas del ex director general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) no convencieron al mandatario, por lo que decidió su remoción. La sociedad siente que no hay cercanía con la seguridad estatal, no hay confianza y mucho menos resultados.

Al rescate de esta sensible área llega Eduardo Valiente Hernández, excomisario de la Secretaria de Seguridad Pública Federal en Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León, inspector jefe de la comisaría de sector Izúcar de Matamoros, Puebla y en Tijuana, Baja California y Comisionado Estatal de Seguridad  del Estado de México en el gobierno de Eruviel Ávila.

El nuevo funcionario trae buenas cartas de presentación, por sus estudios en alta dirección para mandos de policía, en liderazgo de administración policial (policía nacional de Colombia), en liderazgo ejecutivo (FBI, Quantico Virginia, EUA), entre otros, solo falta que esos se vean en la práctica.

La tarea es dura, porque en Tlaxcala empiezan a ocurrir hechos que antes no se tenían, como huachicol y el robo a transporte en carreteras, también se debe recuperar la confianza con la sociedad, impulsar acciones de proximidad social y muy en especial, generar medidas y estrategias para evitar que Tlaxcala sea el patio trasero de otras entidades para dejarnos los daños colaterales de sus crímenes ni permitir la entrada de la delincuencia.

La medida también debe hacer pensar a las autoridades municipales, porque  también tienen obligación al respecto. Uno de los que ya lo hacen es el ayuntamiento de Apizaco, porque  solo esta quincena cobrará el poblano  Carlos Cárdenas Ramírez como director de policía municipal, ya que a partir del lunes lo mandan de regreso al vecino estado.

La falta de resultados, las erráticas acciones para contener el robo de autos y otros flagelos, colmaron con la paciencia de los integrantes de ese cabildo, quienes ya decidieron su suerte y notificarán el cese del todavía funcionario. Aunque hay dos propuestas para ocupar esa posición, lo cierto es que hasta el próximo lunes el edil Julio César Hernández Mejía presentará al nuevo servidor público. Puede haber sorpresas.

 

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Comments are closed.