La Secoduvi lanzará convocatoria para construcción del Hospital General de Tlaxcala
12 septiembre, 2018
En enero de 2019 estarán disponibles 350 plazas de la Policía Estatal
13 septiembre, 2018

Calentamiento electoral

Calentamiento electoral es lo que ayer vivió Tlaxcala en un escenario de dos pistas; en una, el ex aspirante a gobernador Ricardo García Portilla arremetió en contra del mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez al responsabilizarlo de los exiguos y dolorosos resultados de los pasados comicios federales y locales en Tlaxcala,

En la otra, el señor de las ligas René Bejarano Martínez se asumió como el ente cohesionador –y mejor ejemplo- para aglutinar a las izquierdas progresistas de la entidad a fin de formar una gran coalición para contender por la gubernatura de Tlaxcala, por las diputaciones locales y los 60 ayuntamientos de la entidad en los comicios de 2021.

Pese al clima húmedo que vive la entidad, en el espectro político ambos personajes calentaron el cotarro electoral y de la grilla; cada quien a su estilo y con su evidente intención.

Ricardo García Portilla emprendió su ruta para internar hacerse de la nominación priista en la búsqueda de la titularidad del Ejecutivo local. Sabe que en su partido solo hay dos formas de entrar al grupo de los elegidos: de rodillas (para no usar otra expresión peyorativa) o a punta de golpes (por decirlo de una manera elegante).

El ahijado de don Antonio Mena Montealegre, padre de Marco Mena, está decidido a buscar su futuro y en ello declaró la guerra a su hermano espiritual, por eso se decantó por la segunda. Sabe que, desde el proceso interno para elegir al candidato priista a la primera magistratura, su relación con Marco Mena es nula; hay diferencias irreconciliables y así, con la forma y el proceder de los priistas, no tiene ninguna posibilidad de ser el candidato del gobernador para sucederlo.

Por ello se entiende su estrategia y sus señalamientos hechos contra el mandatario, a quien responsabilizó de los “peores resultados del PRI en su historia”.

“El peor estado para el PRI a nivel nacional fue Tlaxcala después de Tabasco, y Tabasco tiene una explicación: de ahí es Andrés Manuel. ¿Cuál es la explicación para Tlaxcala?; segunda, no hay ningún gobierno priista a nivel nacional que no haya ganado una sola diputación local, o sea, el Estado priista que quieras tiene al menos cargo de representación popular, tal vez no la mayoría; en ningún Estado de la República quedó en séptimo lugar, ni en la Ciudad de México”, soltó ante el cuestionamiento de un colega.

El ex secretario de Finanzas en la administración de Mariano González Zarur quizá tenga razón y su grito de guerra también forma parte de su estrategia de defensa, porque sabe bien que al interior del PRI le buscarán hasta donde se pueda para fincarle responsabilidad de traición, porque hay quienes aseguran que sus cartas en la pasada elección no estuvieron en el tricolor.

Ahí, entre los hermanos espirituales, como dicen los modernos merolicos del box, no cronistas, ¡hay tiro! Aunque dudo que Marco Mena responda.

En el otro lado, el profesor Bejarano se abrazó a la bandera del pensamiento progresista de izquierda para hacer un llamado a todas las fuerzas y liderazgos de Tlaxcala con ese perfil a alistar desde ahora las lanzas y flechas para la contienda, unidos, de los comicios de 2021.

El llamado no es otro que el banderazo de los suyos para tratar de posicionarse y seguir sacando raja política de las condiciones electorales. Prestos, los todavía perredistas Santiago Sesín Maldonado y Miguel Covarrubias, entre otros del sol azteca, se formaron ante el llamado de señor de las ligas, quien ahora anda en Tlaxcala prometiendo gestión de recursos federales a alcaldes, eso sí, con la concebida comisión por sus servicios.

Calentamiento electoral hubo, pero falta mucho tiempo, a ver si no se enfrían esos ánimos mucho antes de la contienda.

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *