Tendrán integrantes del Tribunal Electoral de Tlaxcala periodo vacacional
13 septiembre, 2018
La CES realizó el aseguramiento de una persona por el delito de narcomenudeo
14 septiembre, 2018

Contradicción

Hágase su voluntad, pero en los bueyes de mi vecino. Eso fue lo que al final de cuentas decidieron los diputados, quienes acordaron que no habrá reducción en sus salarios. Todo menos que  perder la posibilidad de darse vida de ricos.

Con ello, los actuales inquilinos del Palacio Legislativo se llevarán mensualmente más de 100 mil pesos mensuales, solo de remuneración, falta conocer si mantiene los 60 mil pesos que tienen para ayudas o gestión social, entre otras compensaciones.

Aunque el discurso ha sido la austeridad republicana, los diputados decidieron que no habrá ningún ajuste económico y menos si éste tiene que ver con reducir su nuevo poder adquisitivo ganado con el voto ciudadano o con la designación de sus partidos, en el caso de los plurinominales.

Con el argumento, por cierto muy baratito y de solo unos pesos, de que no pueden reformar el decreto de presupuesto y porque la distribución del gasto del Legislativo ya la dejaron hecha sus antecesores, los integrantes de la LXIII Legislatura descartaron cualquier posibilidad de renunciar a sus miles de pesos.

Pero nada más falso que ese argumento; bajo el principio jurídico de que el que puedo lo más, puede lo menos,  los diputados claro que pueden ajustar las partidas de su gasto y en su caso, redireccionar esas partidas. Por ejemplo, con la reducción de su salario bien pudieron crear un fondo de ayudas y apoyos a personas discapacitados, donar a ese dinero a un banco de alimentos, en fin hay tantas cosas por hacer. Si dicen que así dejaron las cosas sus antecesores, porqué quieren revisar el gasto que hicieron o más aún, la forma en la que dejaron aprobadas cuentas públicas; vaya contradicción.

Pero no. Pronto olvidaron sus discursos de campaña y mucho más, dejaron a un lado su palabra y los vuelve a dibujar como son, seres humanos que son seducidos por el dinero y la aspiración. Naturaleza humana.

En campaña escuchamos una sucesión de propuestas que, muchas de ellas, por irreales y absurdas, ya están quedando en el olvido. Por eso, mucho convendría que algunos de los planteamientos hechos en el Congreso de la Unión se bajen a los estados, como es la creación de la Ley de Austeridad Republicana.

La propuesta que ya se discute en el ámbito federal, busca incidir en la programación y ejecución del gasto gubernamental como política de Estado para hacer cumplir los principios de economía, eficacia, eficiencia, transparencia y honradez en la administración de los recursos públicos de que dispone la nación, conforme el artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Dicha propuesta de Ley, por cierto emanada de Morena, prevé la reducción de los salarios y prestaciones de los altos funcionarios públicos de los poderes, órganos autónomos y sus entes públicos. Es tiempo de que el dinero que todos los mexicanos y tlaxcaltecas contribuyen sea usado para el desarrollo social y crecimiento del pueblo, no, exclusivamente, de quienes nos gobiernan y con unos años en el puesto, acceden a una nueva y mejor clase social.

Al margen:

Es tiempo de partir. Y lo hago con añoranza. El de hoy es, quizá, el último de mis pensamientos hechos en voz alta a través de la escritura en este espacio. Es momento de hacer un alto en el camino para agradecer a esta empresa Estado29.mx, la apertura y la confianza para con su servidor. A mi amigo Humberto Macías Romero y a su familia, mi infinita gratitud y mi respeto; mi mano fraterna siempre la tendré para ustedes. A mi compañera Noemí Carmona y a todo el equipo, mi reconocimiento, mi aprecio y mi corazón. Fueron 503 columnas a lo largo de dos años y casi dos meses que compartimos esta emoción de transitar por el periodismo digital, desde el parto de este portal. Mi agradecimiento a todos y cada uno de nuestros lectores; este espacio fue de ustedes y hago votos porque la ventana de la reflexión y la crítica se mantenga. La pluralidad y la divergencia siempre serán benéficas en el ejercicio de la función pública y más, en el pensamiento. Gracias a todos y seguro estoy que nos volveremos a encontrar. Gracias a nuestros lectores. Dios los bendiga.

 

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *