Cierran padres de familia escuela en San Felipe Cuauhtenco
8 enero, 2019
Dos escuelas en Teacalco fueron atracadas, durante el periodo vacacional
8 enero, 2019

Acoso sexual hacia las mujeres una forma de violencia oculta

En el inicio de este 2019,  deseo para el público lector de  Estado29,  abundante  salud y seguridad, y digo seguridad en lo que se refiere a nuestra persona, a la  familia, a nuestra casa, a nuestros bienes, que con mucho esfuerzo los hemos adquirido y que ante el contexto de inseguridad social en el que vivimos, tenemos el temor de perderlos, por lo que hay que tomemos precauciones.

En esta primera colaboración del 2019,  abordaré una de las formas de violencia que enfrentamos las mujeres, y que cada vez es más frecuente, me refiero al acoso sexual,  el cual es considerado como la violencia silenciosa que vive principalmente el sector femenino.

Hay diversas definiciones sobre este delito, sin embargo retomo la definición del Parlamento Europeo que señala que el acoso sexual: “ es la situación en que se produce cualquier comportamiento verbal, no verbal o físico no deseado de índole sexual con el propósito o el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo.

El acoso sexual puede perjudicar a personas de ambos sexos,   pero estadísticamente la mayoría de denuncias son de mujeres. Los principales acosadores son hombres que ejercen este tipo de comportamiento en ambientes laborales, académicos, estudiantiles e incluso familiares.

Es considerado un acto delictivo, que se sanciona en función de su gravedad y que puede llevar incluso a la privación de libertad del acosador.

Al buscar cifras sobre este delito encontramos datos alarmantes, pues aun cuando en México, el acoso sexual está tipificado como delito en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, solo en 21 entidades federativas está tipificado el delito, entre las que se encuentra Tlaxcala.

En el Código Penal de Tlaxcala se sanciona el hostigamiento sexual y en el artículo  227 bis se señala  que “Al que con fines lascivos asedie reiteradamente a persona de cualquier sexo, valiéndose de su posición jerárquica derivada de sus relaciones laborales, docentes, domésticas o cualquier otra que implique subordinación, se le impondrá de uno a cinco años de prisión. Si el hostigador fuese servidor público y utilizare los medios o circunstancias que el encargo le proporcione, se le destituirá de su cargo. Este delito se perseguirá por querella”.

De acuerdo a un estudio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), el problema se manifiesta en el ámbito escolar o laboral, en donde existen relaciones jerárquicas de poder abusivas o discriminatorias y en la mayoría de los casos se presenta cuando existe una posición jerárquicamente inferior.

Desafortunadamente la falta de información es el aliado del acoso sexual, pues de acuerdo a diversos estudios, se ha identificado que el 60% de las mujeres que trabajan por ejemplo en dependencias públicas desconocen los mecanismos que tienen que usar para interponer la denuncia.

Y una cifra escalofriante, es que tres  de cada 10 mujeres,  han sido víctimas de actos de violencia en el lugar de trabajo, incluido el abuso y el hostigamiento sexual.

¿Qué  hacer cuando se convive con un acosador?

1.-  Sepa que no es su culpa y que no está sola/o

2.- Póngase en contacto con un consejero o consejera experta en atender casos de agresión sexual; o busque ayuda en el Instituto Estatal de las Mujeres (IEM) o con asociaciones civiles defensoras de derechos humanos de las mujeres.

3.- Hable con alguien de su trabajo, con quien tenga confianza y cuéntele lo que le sucede.

4.- Revise las políticas y protocolos internos de su lugar de trabajo, en relación a cómo atienden esta problemática cuando se suscita.

5.- Indagar que dicen las leyes federales, estatales y locales sobre el delito.

6.- Documente todo.

7.- Si la victima considera que hay condiciones para reportar el caso, que lo denuncie.

8.- Hable con otros trabajadores y trabajadoras sobre la cultura y las condiciones del lugar de trabajo y la conducta de los acosadores  y  motivar a  trabajar juntos para abordar al jefe o jefa de la dependencia o empresa, y  exigir el cambio.

9.- Si lo considera pertinente, enfrente al acosador.

10.- No se culpabilice el acoso que está sufriendo.

11.- Exija a su jefe o jefa abordar el tema, para que se capaciten a hombres y a mujeres de todos los niveles sobre la prevención de este delito y cómo denunciarlo.

La forma más efectiva para erradicar verdaderamente el acoso sexual en el lugar de trabajo,  es que todas y todos formen parte de la solución y es responsabilidad de titulares de dependencias públicas, empresas o sindicatos combatirlo.

Cuando la víctima guarda silencio, el poder del  acosador crece y la autoridad mantiene su indiferencia al problema,  por ello es importante levantar la voz y denunciar el acoso sexual.

¡Es un derecho humano de las mujeres vivir libres de cualquier tipo de violencia, no guardes silencio, mejor actúa!

  • Red Nacional de Periodistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *