No le corresponde a la OMG dar respuesta por el supuesto desvió en la compra de chamarras
1 abril, 2019
Inician hoy curso de regularización en las Universidades Benito Juárez de Xaltocan y Cuapiaxtla
1 abril, 2019

Registro de partidos políticos

El pasado viernes 29 de marzo, el Consejo General del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones aprobó la solicitud de registro de Impacto Social SI, como un nuevo partido político local, y en el ámbito nacional está en curso un procedimiento para que algunas agrupaciones hagan lo mismo, un hecho que genera reacciones de rechazo y de animadversión por una buena parte de la ciudadanía.

Por lo que me parece pertinente compartir algunos elementos que nos permitan reflexionar al respecto. En primer lugar debo señalar que en México convivimos bajo un régimen democrático, entendido como “una forma de gobierno, un modo de organizar el poder político en el que lo decisivo es que el pueblo no es sólo el objeto del gobierno –lo que hay que gobernar– sino también el sujeto que gobierna”.[1]

Como lo señalan Luis Salazar y José Wolderberg (2016) “(…) el principio constitutivo de la democracia es (..) el de que el único soberano legítimo es el pueblo”. Ante la necesidad de configurar un estado de derecho que elaborara las leyes y se encargara de hacerlas cumplir, hubo necesidad de establecer una división de poderes para evitar la concentración del poder, como sabemos, ejecutivo, legislativo y judicial.

Siguiendo a estos autores, el poder político en las sociedades se encarga de gobernar, es decir, de tomar decisiones que conciernen y afectan la vida de todos sus integrantes. Por lo que también se generaron procedimientos, uno de ellos se basa en el principio de la mayoría, que básicamente postula que, en ausencia de unanimidad, lo que debe atenderse es lo que promueve la mayoría de los participantes.

Nuestra democracia es representativa, es decir, elegimos a ciudadanas y ciudadanos para que nos representen en espacios de toma de decisiones, el medio para elegirles son los partidos políticos, entendidos como “(…) organizaciones voluntarias especializadas (…) en la formación y postulación de candidatos a los puestos de elección popular. Los partidos son, por lo tanto, organismos indispensables para relacionar a la sociedad civil, a los ciudadanos, con el Estado y su gobierno, en la medida en que se encargan justamente de proponer y promover programas de gobierno junto con las personas que consideran idóneas para llevarlos a la práctica”[2].

            Cada partido político postula diversos ideales, valores, etc., y la ciudadanía que se siente identificada con estos postulados debería sentirse hacerlo también con la ideología de un partido político.  El problema radica en que la ciudadanía no se siente representada por los partidos políticos. En ese sentido, en la Estrategia Nacional de Cultura Cívica_ que es la política pública a nivel nacional promovida por el INE_ parte de reconocer que existe una debilidad en la cultura democrática de las y los mexicanos expresada en la distancia  que separa a las y los ciudadanos de los procesos de toma de decisiones sobre la vida pública y una desconfianza sobre el cumplimiento de los resultados entregados por las instituciones públicas.

Datos reportados por el Informe País sobre la calidad de la ciudadanía en nuestro país señala que el 70 % no está de acuerdo en que los políticos se preocupen por personas como ellos y 7 de cada 10 mexicanos piensa que no tiene influencia sobre lo que hace el gobierno[3]. Por estos motivos, algunos sectores crecientes de la ciudadanía tiene ciertas resistencias hacia los partidos políticos, y aunque sabemos del hartazgo de las personas hacia éstos, lo real es que son entidades fundamentales para ocupar los espacios en los que se toman decisiones. Que exista un partido político más, debería ser motivo de congratulación, no obstante, dada la desconfianza, se opta por rechazar estas nuevas propuestas. Lo cierto es que los partidos políticos deben reiventarse y realizar un ejercicio real en el que entre sus postulados la ciudadanía se sienta representada.


[1] INE, 2016. Salazar Luis y Woldernberg José. Principios y Valores de la Democracia.

[2] Ibid.

[3] INE, 2016. Estrategia Nacional de Cultura Cívica 2017-2023. Versión Ejecutiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *