El IMSS de Tlaxcala, trabaja en un nuevo modelo de administración: Pérez Corona
2 abril, 2019
Piden padres de familia investigación sobre presuntas agresiones sexuales en primaria de Cuahuixmatlac
2 abril, 2019

Día Mundial del Autismo y Día del Niño, fechas a celebrar de manera diferente.

(I de II)

Llegamos ya al mes de abril y existen dos fechas que se deben resaltar, la primera hoy 2 de abril “Día Mundial del Autismo”  y la segunda  fecha, el 30 de abril, “Día del  niño”, celebración que se realiza en México, porque en otros países, el festejo a la niñez es en otros meses.

Sobre el Día del Autismo, les comento que la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) declaró por unanimidad el 2 de abril como “Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo” (A/RES/62/139) para poner de relieve la necesidad de contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas con esta condición, autismo, para que puedan llevar una vida plena y gratificante como parte integrante de la sociedad.

La ONU ha reiterado de  manera  permanente  una y otra vez la invitación a los Estados Miembros, organizaciones internacionales, a la sociedad civil y  al sector privado, a que observen debidamente el  Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, con miras a aumentar la conciencia pública sobre ese trastorno.

De acuerdo a la Confederación de Autismo de España,  se señala que la tasa del autismo en todas las regiones del mundo es alta y tiene un gran impacto en la vida de los niños, sus familias, las comunidades y la sociedad. A pesar de que hace más de 100 años que se empezó a usar la palabra autismo, más de medio siglo después de su clasificación médica y de que la divulgación sobre este trastorno sea cada vez mayor, es aún un gran desconocido.

Hoy se sabe que no es un problema social sino que tiene un origen neurológico y que se trata de una alteración -el término correcto es Trastornos en el Espectro del Autismo (TEA)- que abarca muchas afectaciones como la socialización, la comunicación, la imaginación, la conducta e incluso provoca conductas repetitivas o inusuales. Y   la  incidencia es de unos 60 casos por cada 10 mil niños.

Así mismo aclara que cuando hablamos de autismo y de personas que lo sufren estamos hablando de un conjunto de alteraciones semejantes, pero la manifestación varía mucho en grado y en forma en función de cada individuo.

Por lo tanto, la idea de tomar el autismo como un espectro continuo, más que como una categoría única, nos ayuda a entender que estamos empleando términos comunes para hablar de personas muy diferentes. Podemos decir que, si en otros trastornos ya hay grandes diferencias entre los diferentes pacientes, en el autismo ocurre mucho más e incluso  se puede decir que hay “autismos”, ya que cada paciente es singular.

¿Que se recomienda para hoy 2 de abril?

1.- Difundir la fecha

2.- Socializar algún gesto o seña que indique tu apoyo al autismo

3.- Vestir o iluminar en color azul

4.- Firmar el manifiesto que promueve la ayuda a personas con Transtorno del Espectro Autista (TEA).

5.-  Lo correcto es decir persona con autismo, NO usar la frase “es autista”,  porque es una forma de atentar contra su integridad y tampoco se dice “está enfermito”, porque las personas con autismo tienen una condición de vida.

Día del niño en la ONU

Es necesario precisar que el origen de esta celebración a nivel mundial  se remonta a la Primera Guerra Mundial, una de las primeras activistas sobre los derechos de la niñez, fue Eglantyne Jebb, fundadora de la organización Save the Children, quien con ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja, impulsó la adopción de la primera Declaración de los Derechos de los Niños. Esta declaración fue sometida para su aprobación ante la Liga de las Naciones, la cual la adoptaría y ratificaría en la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños, el 26 de septiembre de 1924.

Al año siguiente, durante la Conferencia Mundial sobre el Bienestar de los Niños, llevada a cabo también en Ginebra, se declaró, por primera vez, el Día Internacional del Niño, señalando para tal efecto el 1 de junio.

En 1954, la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó que se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño y sugirió a los gobiernos de cada país, celebraran dicho Día, en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente y que fuera una jornada de fraternidad y entendimiento entre los niños y las niñas del mundo para promover  su  bienestar.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU)  proclamó el 20 de noviembre, como el Día Universal del Niño en conmemoración a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.

Al respecto la ONU precisa que El objetivo del Día es promover el bienestar de la infancia, establecido en las leyes internacionales como la Declaración Universal, que establece: «El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental será el interés superior del niño».

¿Por qué el 30 de abril en México?

Se tiene conocimiento que en una acta exhibida en una notaría pública en Ciudad Victoria, Tamaulipas;   consta que el Día del Niño fue instaurado el 8 de mayo de 1916 en la ciudad de Tantoyuca, Veracruz; sin embargo, el 30 de abril de 1924 , tras firmarse la “Declaración de Ginebra”, siendo presidente de la República Álvaro Obregón, se establece el 30 de Abril como la fecha oficial para celebrar el Día del Niño.

Sobre ambas fechas hay mucho por hacer, precisamente tienen que ver con la calidad de vida de la niñez, sector de la población a la que se le ha dado la gran responsabilidad de “ser el futuro de México”, pero ¿de verdad  las  y los adultos, las autoridades y la sociedad en su conjunto estamos poniendo las condiciones para que estas generaciones de niñas y niños sean el futuro de México o solo es discurso?.

En la próxima entrega hablaré de cifras duras  sobre cómo vive la niñez en el mundo y en México y de la indiferencia de las autoridades y los adultos sobre el trato que les damos, así como los roles y estereotipos que repetimos una y otra vez en su educación, mismos que no son  precisamente las mejores bases para que las niñas y niños sean el futuro de  México, porque antes que sea su responsabilidad, analicemos que debemos de cumplir primero los adultos.

¿Queremos obtener resultados diferentes?

¡Entonces hagamos cosas diferentes!

  • Red Nacional de Periodistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *