Ante hechos recientes, mayor coordinación en seguridad, asegura titular de la Segob
9 abril, 2019
Derivado de los ahorros de dos años, se pueden hacer obras en la entidad: Mena Rodríguez
9 abril, 2019

Cifras que duelen

(II de II)

Dando continuidad al tema de la conmemoraciones del Día del Autismo  (2 de abril) y el Día del Niño (30 de abril), abordaré  datos duros, de cifras que duelen y muestran la realidad de cómo viven las y los niños de México.

En relación al autismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que en el mundo, por cada 10 mil personas existen 21 con autismo, el número exacto se desconoce pero es un trastorno cada vez más común de lo que se pensaba, incluso más que otras enfermedades como la diabetes, el cáncer y el VIH SIDA  en conjunto.

El autismo afecta con mayor frecuencia a los niños que a las niñas, los varones tienen cuatro veces más probabilidades de presentarlo. En México se estima que hay  más de 45 mil niños con autismo, y otra cifra refiere que  1 de cada 115 niños estarían en esa condición.

En Estados Unidos, se diagnostica un caso cada 20 minutos, en ese país 1 de cada 110 niños presenta este trastorno. En España es diferente, existen entre 1 ó 2 casos por cada mil niños.

La prevalencia del autismo ha venido en considerable aumento en los últimos lustros. Además, en el último año y medio, la prevalencia tuvo otro aumento, debido a que el criterio de diagnóstico, basado en el más reciente Manual de Psiquiatría de EU considera ya otros trastornos dentro del espectro autista.

En cuanto a México, un dato alarmante que mostró el nuevo estudio es que la mayoría de los niños con alguna condición ubicada dentro del espectro autista fueron detectados en escuelas regulares.

En el Día del niño no todo es felicidad

A través de su informe más reciente,  la organización Save The Children realiza un comparativo de las condiciones de la niñez en 175 países. La estadística es generada a partir de un conjunto de indicadores que marcan y representan la interrupción del disfrute de las y los niños.

Entre los diversos indicadores que fueron considerados están: la mala salud, la malnutrición, la exclusión educativa, el trabajo infantil, el matrimonio a temprana edad, el embarazo precoz y la violencia extrema. Sin embargo, cuando la pobreza, el conflicto y los prejuicios de género convergen se crean entornos que vuelven más vulnerables a los infantes.

“La pobreza, los conflictos y la discriminación contra las niñas ponen a más de 1200 millones de niños y niñas —más de la mitad de la población infantil en todo el mundo— en peligro de interrumpir el disfrute de su niñez” (Save The Children, 2018).

A pesar de los avances en diversos países, Save The Children señala 10 puntos que deben ser atendidos en el menor corto plazo para mejorar las condiciones de la niñez en el mundo y con especial atención en la región de Africa:

1.- Altos  niveles de migración interna y externa.

2.- En la próxima década más de 150 millones de niñas contraerán matrimonio.

3.- La cifra global de embarazos adolescentes aumentarán.

4.- La brecha del  matrimonio precoz entre sectores ricos y pobres aumentó.

5.- La brecha en cuanto al retraso del crecimiento entre sectores ricos y sectores en situación de pobreza ha aumentado en la mayoría de países de ingresos bajos.

6.- El número de niños y niñas con retraso del crecimiento en África Subsahariana se ensancha.

7.- Las brechas de supervivencia en África Subsahariana son difíciles de disminuir.

8.- Los esfuerzos para asegurar el acceso a la educación primaria y secundaria se han estancado.

9.- Los sistemas educativos de África Subsahariana tienen dificultades con el crecimiento de la población.

10.- El trabajo infantil han aumentado en África Subsahariana.

En tanto en México, la problemática no es menor,  tenemos problemas de salud, educación y nutrición en la población infantil, ninguna autoridad habla de lo que pasa con las y niños víctimas colaterales del crimen organizado, la violencia en las calles, embarazos y casamientos  a edad pronta, violaciones, niñez en condición de calle o trabajos forzados, niñas y adolescentes víctimas de trata con fines pornografía y explotación sexual, desaparición de niñas y niños, suicidios en menores de edad, principalmente hombres y crecimiento de la violencia en los hogares, son parte de lo que vive este sector de la población.

Ante este panorama tan desolador, la pregunta es ¿y qué hacen las autoridades de los diferentes ámbitos gubernamentales para contrarrestar la situación? ¿Cómo celebran o conmemoran ambas fechas?

Leímos en diversos medios de comunicación como las autoridades de Apizaco y Zacatelco realizaron actividades la semana pasada para conmemorar el Día del Autismo,  el primero iluminó de azul el monumento de “La Maquinita” y el edificio de la presidencia municipal, pero atrás de estas acciones está la sociedad civil organizada, como es el caso de Angelitos Míos AC, Habilitaré Yolotl y Desarrollo Social, que además de difundir información sobre el Transtorno del Espectro Autista (TEA) en redes sociales, organizaron platicas de sensibilización sobre el tema.

En tanto en Zacatelco, además de que el alcalde Tomás Orea se vistió de color azul – el color que caracteriza la conmemoración del Día del Autismo-,  visitó las instalaciones del Centro de Atención Múltiple de Zacatelco (CAM), y se comprometió a “apoyar los proyectos que impulse esta institución”, pero no se difunde si hubo acciones más contundentes, pues además en el CAM asisten niñas y niños en condición de discapacidad y el autismo NO ES UNA DISCAPACIDAD, entonces pareciera que la fecha se vuelve la oportunidad para salir en medios de comunicación y mostrar “cierta sensibilidad ante diversas problemáticas sociales”.

La pregunta es, ¿qué hubo en los 58 municipios más que forman parte del estado de Tlaxcala, no se hizo nada o no se difundieron las actividades?

Para el Día del Niño, veremos al igual que otros años, convivios escolares con dulces al por mayor; eventos masivos de funciones de payasos, en las cuales ahora predominan chistes y palabras con doble sentido, así como competencias entre niñas y niños que ironizan con las capacidades de ambos y terminan ridiculizando a las niñas;  funciones de cine con temas de moda y en donde la violencia es el principal ingrediente, entrega de pelotas, carritos,  muñecas y pistolas  –que reafirman roles y estereotipos en niñas y niños-.

¿Todo esto soluciona la problemática de las y los niños de nuestro país?

¡Por supuesto que no!

En México, cada cambio de gobierno municipal, estatal o federal, nos reinventan, cambian las reglas de operación de programas sociales, según para estar mejor, pero en lo que se acomodan las piezas ahí está la problemática, seguimos escuchando discursos sobre problemas sin resolverse o bien con la promesa que tal o cual programa será el definitivo y va a funcionar,  mientras que la sociedad se resuelva sola o con sus propios medios, en lo que las autoridades encuentran en donde está el apagador, como se dice coloquialmente.

Ante este panorama, Usted estimado lector o lectora  qué  quiere hacer el próximo 30 de abril ¿celebrar o conmemorar?

No espere a que la autoridad lo haga, porque evidentemente sus objetivos apuntan hacia otros intereses.

  • Red Nacional de Periodistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *