Participa procurador de Tlaxcala en la XLI plenaria de la CNPJ.
1 julio, 2019
Policía estatal recupera este fin de semana 12 unidades vehiculares en la entidad
1 julio, 2019

La marcha por el orgullo lésbico, gay, bisexual, trans e intersexual.

El pasado sábado se realizó en la ciudad de México la marcha por el orgullo lésbico, gay, bisexual, trans e intersexual para refrendar la presencia de la comunidad y sus derechos civiles, cuyo lema en esta ocasión fue: “Orgullo 41: ser es resistir”. 1 Esta Marcha —en México y todo el mundo— se realiza en conmemoración de los disturbios de Stonewall, Nueva York; se sabe que el 28 de junio de 1969 se registró una redada violenta en el bar gay Stonewall Inn. Tras el enfrentamiento de la comunidad gay con la policía, surgieron protestas contra la violencia y el rechazo hacia la diversidad sexual en Norteamérica.2 “La diversidad sexual hace referencia a todas las posibilidades que tienen las personas de asumir, expresar y vivir la sexualidad, así como de asumir expresiones, preferencias u orientaciones, identidades sexuales y de género —distintas en cada cultura y persona. Es el reconocimiento de que todos los cuerpos, todas las sensaciones y todos los deseos tienen derecho a existir y manifestarse sin más límites que el respeto a los derechos de las otras personas”.3

Para tratar de entender un poco más de qué hablamos, debemos describir de manera breve algunos conceptos: “El sexo hace referencia a los cuerpos sexuados de las personas; es decir, a las características biológicas (genéticas, hormonales, anatómicas y fisiológicas) a partir de las cuales las personas son clasificadas como hombres o mujeres. Por su parte el género se refiere a los atributos que social, histórica, cultural, económica, política y geográficamente, han sido asignados a hombres y mujeres. Se refiere a las características que, social y culturalmente, han sido identificadas como “masculinas” y “femeninas”, que abarcan desde las funciones que históricamente y culturalmente se le han asignado a uno u otro sexo, (…) hasta las formas de vestir, caminar, hablar, pensar, sentir y relacionarse. La identidad de género es la vivencia interna e individual del género, tal como cada persona la siente, y puede corresponder o no con el sexo asignado al nacer. Incluye la vivencia personal del propio cuerpo. (…) así como otras expresiones de género como la vestimenta, el modo de hablar y los modales.

La orientación sexual se refiere a un patrón perdurable de atracciones emocionales, románticas y/o sexuales hacia hombres, mujeres o ambos sexos. También hace referencia al sentido de identidad de cada persona basada en dichas atracciones, las conductas relacionadas y la pertenencia a una comunidad que comparte esas atracciones” 4 . Al final de cuentas, se trata de que a todas las personas les sean reconocidos y garantizados todos sus derechos y no sean discriminadas; por eso es tan importante la reforma que se realizó a nuestra Carta Magna en 2011, en la cual, la preferencia sexual fue incorporada en su artículo 1o., párrafo 5º y que señala: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil, o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”. Este párrafo reconoce el derecho de cada quién a expresar su sexualidad de la manera en que prefiera5 .

Existen avances en el ámbito formal para proteger los derechos de la comunidad LGBTTI: en la ciudad de México se puede realizar una enmienda al acta de nacimiento para la reasignación de concordancia sexo genérica. El reconocimiento al matrimonio entre personas del mismo sexo así como a la adopción de un hijo o hija. Entidades en las que el odio por homofobia se considera un agravante en los delitos cometidos: Ciudad de México, Campeche, Puebla y Coahuila. Asimismo, en el ámbito electoral se emitió un protocolo para garantizar sus derechos político electorales en 2018. Se reconoce que ha habido avances importantes pero aun tenemos que socializar la idea del respeto a las personas como una máxima para hacer posible la convivencia pacífica.

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *