El PRI elegirá a integrantes de su consejo político nacional
1 octubre, 2019
Participa Marco Mena en reunión de CONAGO con Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores.
1 octubre, 2019

Transporte público de miedo

Elizabeth Muñoz Vásquez*

01   de octubre  de 2019

¿Cuántas notas periodísticas Usted lee en un día o en una semana sobre accidentes del transporte público de pasajeros?

Segura estoy que por lo menos de un accidente Usted se entera en una semana.

Esto a colación del accidente que se suscitó la madrugada del pasado domingo en la carretera a Zacatelco, muy cerca de la Universidad Politécnica, cuyas escenas era verdaderamente desafortunadas y se tuvo de conocimiento que era una combi de la ruta Zacatelco-Tepeyanco, no llevaba pasajeros aún pues fue poco antes de las 6 am  y el único lesionado fue el chofer, que iba en total estado de ebriedad y esto es justo lo que preocupa y además causa molestia.

Mire,  Usted sube a su auto a cualquier hora del día, maneja con precaución y no se imagina quién o en qué condiciones va la persona que va atrás o delante de su auto, no sabe si se encuentra bien, si maneja sobrio.

¿Acaso no le ha sucedido  ver un auto zigzagueando?

¿Qué hace entonces? Pues rebasarlo o la otra, es dejar que se aleje.

Así también segura estoy le ha tocado subirse a la unidad de transporte, en donde el chofer va usando el celular, ya sea hablando o enviando mensajes, o va usando su radio, haciendo comentarios fuera de contexto e incluso hablándose con groserías con otros de sus compañeros.

También le ha tocado que llevan sus equipos de música con tremendas bocinas y luces de colores, con el volumen alto y bueno hasta se dan el lujo de usar audífonos.

¿Se acuerda de ese tremendo accidente rumbo a Ixtacuixtla, en el cual se vio involucrada una combi del trasporte público? iba con sobrecupo y al impactarse hubo personas fallecidas y otras quedaron con discapacidad motriz al perder alguna parte de su cuerpo y de ese caso  no se supo si la empresa pagó el daño a los familiares. Y ejemplos de accidentes de unidades de  transporte públicos podemos poner muchos ejemplos, de  decenas de casos podemos hablar y con resultados muy lamentables.

Ahora  bien ¿De quién es la culpa, de quién maneja por no tomar las debidas precauciones y conducen la unidad en estado etílico?

¿De los lideres del transporte que no les exigen a sus choferes cumplir con los requisitos mínimos para estar frente a un volante?

¿De las autoridades que no ponen orden y no son más estrictas?

¿De la policía de vialidad?  que tiene una mala imagen y la mayor parte de la ciudadanía tiene la idea que la policía solo llega a pedir dinero.

En los lideres hay una gran responsabilidad, los líderes transportistas tienen una serie de privilegios, exigen pero no ofrecen, no ofrecen calidad en el servicio que brindan, no ofrecen unidades limpias y libres de contaminantes, como es el ruido y el alto volumen con el que escuchan música sus choferes, no ofrecen unidades en mejores condiciones, no ofrecen cortesía a las y los usuarios y además no les ofrecen garantías a sus empleados y entonces esto se vuelve un círculo  vicioso, porque  los choferes dan lo que reciben de quienes los emplean y además les exigen, por ejemplo largas jornadas de trabajo, bajos salarios, no siempre cuentan con seguro de vida y las unidades no están en las mejores condiciones y ya ni decimos de los robos de los que han sido objeto.

Pensará Usted que por qué se habla de los accidentes de tránsito, algo muy común en nuestra vida, pero escuche estas cifras:

  • En el mundo cerca de 186  mil 300 personas,  menores de 18 años de edad,  mueren cada año en accidentes de tránsito. Las tasas de mortalidad por accidentes de tránsito son tres veces mayores en los países de ingresos bajos y medianos que en los de ingresos elevados.
  • Las lesiones por accidentes de tránsito son la primera causa mundial de muerte en niños de 15 a 17 años de edad.
  • En los accidentes de tránsito mueren dos veces más niños que niñas
  • Entre los niños de 0 a 19 años que mueren en la carretera, el 38% son peatones, el 36% pasajeros de automóviles, el 14% motociclistas, y el resto, conductores, ciclistas u otros. 

Las cifras lo dicen todo, por favor tomemos precauciones, seamos responsables al conducir, no culpemos a los demás, el transporte público es necesario, pero no podemos permitir que se convierta su uso en la forma más inesperada de perder la vida.

  • Red Nacional de Periodistas
Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.