Inauguran Alejandra Fraustro y Marco Mena “Complejo artístico 500 años”
8 octubre, 2019
Supervisa SECTE atención al público en delegaciones
8 octubre, 2019

Disculpas no aceptadas

Elizabeth Muñoz Vásquez*

Seguro Usted recordará que la semana pasada abordé el problema del mal  servicio que ofrece el transporte público, la mala calidad con que trabajan  los choferes en todo tipo de unidades aquí en Tlaxcala, pero desafortunadamente no es un problema solo de nuestro estado, es un mal generalizado  en todo el país, pues tal parece que ser chofer o concesionario es solo una chamba -y una forma de enriquecerse, lo digo más por los concesionarios, claro-  y nunca lo vieron como la oportunidad de crear una empresa de calidad, un oficio digno que ayuda a la sociedad en su propio desarrollo.

Por años hemos padecido mujeres y hombres de todas las edades esas deficiencias y al no haber más opciones de transporte, los hemos aguantado, pues por más quejas que  se presentan y por más operativos que supuestamente hacen  las autoridades de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes ya sea del ámbito local o federal   -y digo supuestamente porque no se hacen públicas las sanciones que les son impuestas-, ahora el gremio del transporte se siente indignado y afectado en sus intereses, por los servicios de Plataformas digitales de transporte que ofrecen empresas como Uber, Didi o Pronto.

Las y los usuarios del transporte como Usted y como yo, en todo el país, y en el mundo,  encontramos una alternativa de traslado, más segura, más accesible económicamente,  más limpia y un buen trato, y eso generó una gran demanda, lo que  ya repercutió en los bolsillos primero de los choferes que tienen que entregar “la cuenta” a diario y ahora en los dueños de las unidades, unos y otros se quejan en todo el mundo por el servicio de estas plataformas, pero no vemos mejora en su actuar, nos vemos acciones que les ayuden a competir contra dichas plataformas.

De acuerdo a la revista Entrepreneur  (Empresario), “en  la Ciudad de México y el área metropolitana circulan más de 3.5 millones de automóviles todos los días entre autos particulares, taxis, camiones, autobuses y motocicletas. De ellos, más del 60 por ciento de los viajes se realizan en transporte público y  aunado al 1.7% de crecimiento anual de la población capitalina”, fue el nicho de negocio que encontraron los que ahora son dueños de las plataformas digitales de transporte y esa fue una oportunidad que los líderes del transporte tradcional no visualizaron, no lo vieron como negocio y la oportunidad de crecer tanto en lo individual  y también empresarial.

Este lunes 07 de septiembre,  la Ciudad de México y la zona conurbada se paralizó porque los dirigentes y afiliados al Movimiento Nacional de Taxistas, prácticamente secuestraron la ciudad  y justo vimos durante todo el día escenas de los manifestantes, muy parecidas a  lo que ocurrió en Tlaxcala hace unos meses, los inconformes hicieron fiesta de su plantón, bailaron, comieron, durmieron y se pelearon con aquellos automovilistas particulares que en su justo derecho exigían que los dejaran pasar para llegar a sus destinos.

Cientos de personas fueron las afectadas, de todas las edades, de todos los sectores, de todos los oficios, fueron rehenes de líderes transportistas que cínicamente todavía se atrevieron a ofrecer disculpas, por favor, eso es cinismo puro en el más alto nivel de expresión y saben qué, no, no es posible aceptarles esas disculpas, ni a los que cerraron ayer y bloquearon la Ciudad de México, ni a los que han cerrado también la ciudad de Tlaxcala y otros puntos del país, porque los más afectados somos la ciudadanía de a pie.

Los choferes siguen igual de abusivos con o sin competencia, y en Tlaxcala un ejemplo de ello  es lo que sucede todos los días en los tramos en donde se realizan los trabajos de construcción de la carretera Apizaco-Tlaxcala, llevamos un año con la obra y en un año no han aprendido a ceder el paso, a fuerza se meten a la filas rebasando por la izquierda, lo mismo microbuses, autobuses o combis de todas las empresas que dan servicio en la entidad;  no han aprendido a manejar sin exceso de velocidad o es que los empresarios les exigen cumplir sus rutas en el menor tiempo sin considerar los trabajos de construcción? Porque si es así, entonces los empresarios son causantes indirectos de todos aquellos accidentes que han provocado los choferes que son sus empleados, quienes buscan a como dé lugar cumplir su horario, pues de lo contrario los multan.

No han aprendido a no hacer 3 filas cuando funciona solo un carril,  no han aprendido a usar las luces largas en el momento y lugar adecuado; no han aprendido a respetar a los automovilistas particulares, a los peatones y a la comunidad usuaria del servicio público de transporte; no han aprendido a no cargar combustible cuando llevan pasaje, prácticamente no han aprendido a respetar y a dignificar su trabajo  y por lo tanto, NO, NO  Señores concesionarios del transporte público y señores choferes, sus disculpas no son aceptadas o hacen mejoras al servicio que ofrecen o se dedican a otra cosa, pues las y los usuarios del transporte público de pasajeros tenemos libre albedrio y podemos decidir y elegir lo que más nos convenga, nuestras vidas están en sus manos y parece que nunca lo han comprendido.

¡Manifestarse es un derecho, pero no a costa del perjuicio a terceros!

  • Red Nacional de Periodistas
Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.