La nueva escuela mexicana impulsa la dignificación y reconocimiento de las normales y el magisterio
4 febrero, 2020
Fortalece DAM estrategias en beneficio de migrantes
4 febrero, 2020

¿Tlaxcala (IN) seguro?

Elizabeth Muñoz Vásquez*

A diario amanecemos con decenas de notas periodísticas sobre violencia, y ya no nos parece extraño, desafortunadamente la hemos ido normalizando, la sociedad se está acostumbrando.

Leemos, vemos, escuchamos y nos enteramos de situaciones infelices  y nos atrevemos a decir -sin sustento-, que seguro la persona en “algo andaba metida” o “que andaba en malos pasos”, puede ser y nos consolamos nosotras mismas al pensar que si somos personas honestas y nuestro actuar es correcto, nada nos va a pasar,  pero en el fondo,  esta idea es parte de la justificación a la violencia, de la cual  muchos (as) somos -o podemos ser- víctimas colaterales.

Aún hay gente que piensa que en Tlaxcala no sucede, o no sucede tan grave como en otros estados del país, e incluso las autoridades, estatales y municipales, justo con estas frases justifican la violencia que se suscita en el territorio estatal o municipal que gobiernan y se aferran al asegurar “que hacen  sus mejores esfuerzos para combatir la inseguridad”, ¿De verdad? Porque la realidad parece rebasarlas.

Y la pregunta es ¿Qué tiene que suceder para que las autoridades de Tlaxcala reconozcan o actúan de manera más contundente ante los hechos violentos que a diario observamos, o incluso de los que somos o podemos ser víctimas?

Nos dicen que “Tlaxcala es de los estados más seguros del país”, ¿Seguro para quién? Si a diario nos enteramos -por medios de comunicación, redes sociales o pláticas personales- de una serie de hechos que cada vez nos ponen a pensar y a replantearnos qué medidas tomamos para que no nos asalten en los bancos, para que no nos roben nuestro auto ya sea en nuestra casa, en la calle o en la carretera, para que no nos hurten en nuestra casa el patrimonio que hemos adquirido a lo largo de los años.

¿Qué medidas tomamos para que no seamos objetos de secuestros exprés y nos quiten los ahorros de mucho tiempo y esfuerzo, o incluso no seamos objetos de fraudes o extorsión telefónica?

¿Cómo evitamos que los ladrones no entren a nuestra casa? Si hay familias a las  que  les han robado hasta 3 veces en un periodo de 1 a 6 años, por más medidas de seguridad que han realizado.

¿Cómo protegemos nuestro patrimonio, esfuerzo de muchos años, pues ahora en un abrir y cerrar de ojos nos lo quitan, no obstante a diversas medidas de seguridad que tomamos?

Gastamos importantes cantidades de dinero para proteger nuestra casa, en alarmas, en  cámaras de video, en seguros contra robo, en puertas y ventanas con mecanismos de seguridad cada vez más sofisticados y nada es suficiente para evitar a los ladrones.

¿Cómo nos quitamos  la zozobra y caminamos sin temor de que en la calle nos arrebaten a nuestros hijos (as) menores de edad?

¿Cómo caminar seguros, sin ser victima de una bala perdida por enfrentamientos en las calles o en establecimientos  que ofrecen diferentes servicios?

¿Cómo saber que la unidad de transporte público que se aborda no será asaltada o secuestrada?

¿Cómo estar seguras (os) que nuestras hijas regresarán a casa sin haber sido vulneradas  y no serán victimas de violación o de acoso sexual?

Surgen decenas de cuestionamientos sobre la inseguridad que vivimos, pero escasas e ineficaces son las respuestas de los gobernantes.

Ante el desalentador panorama, las autoridades insisten y parece que se burlan al asegurar que Tlaxcala es un estado seguro, insisto en cuestionar. ¿Seguro para quién?

Y hasta hay alcaldes que ahora en sus informes se dieron el lujo de declarar que “la inseguridad no los alcanzó en su municipio”, cuando los hechos dicen todo lo contrario.  

¿Qué hacemos?

¿Callarnos?

¿Levantar una denuncia y prepararnos para estar hasta dos días en la PGJE y lograr hacer este trámite?

¿ A quién le pedimos apoyo?

Por lo pronto, es NO SER INDIFERENTE,  ser solidarios entre vecinos, alertar a quien esté siendo objeto de robo, denunciar en medios de comunicación o a través de redes sociales hechos de inseguridad, NO CALLAR, porque lo que no se nombra no existe y EL SILENCIO  puede protegernos en lo personal, pero es el COMPLICE DE LOS LADRONES Y EL JUSTIFICANTE DE LAS AUTORIDADES.

  • Red Nacional de Periodistas
Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.