PGJE asegura a imputado por delitos contra la salud
20 febrero, 2020
Encabeza SEGOB ceremonia del día del ejercito
20 febrero, 2020

Infancia robada

Elizabeth Muñoz Vásquez*

Esta vez inicio mi comentario, con la pregunta ¿Usted cómo cuida a sus hijos e hijas  menores de edad?

Esta pregunta es a propósito de la lamentable noticia de la pequeña Fátima que fue víctima de violencia extrema, al grado de perder  la vida, luego de ser secuestrada prácticamente en la puerta de la escuela donde estudiaba.

Apenas salíamos del caso de Ingrid, cuando se suscita la desaparición y muerte de Fátima, que desafortunadamente se suma a las estadísticas de feminicidio que se suscita en nuestro país.

¿Qué está pasando que ya no podemos vivir seguros?

¿A quién pedimos ayuda como madres, como padres?

Es una circulo difícil de salir,  la situación económica impide que un solo ingreso sea suficiente para solventar todas las necesidades de una familia;  lo que  obliga en muchos hogares a que tanto la madre, como el padre tengan que trabajar fuera de casa, y entonces nos preguntamos ¿quién cuida a nuestros hijos e hijas para llevarlos o regresarlos de la escuela?

¿Quién los lleva a la escuela, si los horarios de las instituciones educativas, siguen sin ser compatibles con los de los espacios laborales?

Hay trabajos donde se ingresa desde las 6 de la mañana y la entrada  a la escuela es a las 6:45 o 7 am en secundarias, a las 7:30 u 8 am en primarias, y en los preescolares se ingresa a las 8:00, 8:30 o 9: de la mañana, y entonces ¿Qué hacemos las madres  jefas de familia que trabajamos?

El rol de los hombres sigue siendo llevar un ingreso al hogar, que ahora resulta insuficiente por la crisis económica que prevalece en nuestro país y  se va desde temprano de casa y  la responsabilidad de llevar a las y los hijos a la escuela, es de  las madres y entonces qué deben hacer las mujeres ante la inseguridad que se vive, ir a dejar al hijo o hija a la secundaria, regresar corriendo para llevar a los de la primaria y regresar de nuevo a casa para llevar a los menores al kínder, ¿eso es lo que hay que hacer?

¿A eso le podemos llamar calidad de vida para las mujeres?

¿Y qué pasa si ellas deben de trabajar e ingresan muy temprano a su centro laboral, o bien su horario se empata con el de sus hijas e hijos?

Pues asentonces justo lo que ganan lo destinan para pagar a quien haga ese trabajo o bien se apoyan en familiares como abuelos, tías, primas o vecinas cuando ya de plano las alternativas se han agotado.

En Tlaxcala,   el riesgo de que nuestros hijos o hijas desaparezcan  es latente desafortunadamente, ya sea desde pequeños o cuando son adolescentes, esto según la Fundación Nacional de Investigaciones de Niños Robados y  Desaparecidos, que realizó un evento en 2019 en el Congreso local.

Dicha organización social junto con diversas diputadas y diputados locales, pusieron en marcha el 11 de febrero de 2019, la “campaña” llamada 2.0, la cual consideraba realizar diversas acciones preventivas contra el robo de menores de edad, que en Tlaxcala, de acuerdo a la propia Fundación, “prevalece la desaparición de menores de entre 12 y 16 años de edad”, y al respecto  recordemos el caso Karla, de San Pablo del Monte, quien al desaparecer tenía apenas 11 años de edad y el propio Procurador del Estado, José Antonio Aquiahuatl, recientemente declaró que las investigaciones no han tenido resultados favorables sobre el paradero de la menor.

Dicha campaña fue presentada e impulsada con bombos y platillos por el diputado  panista Omar Milton, ahora Presidente de la Mesa Directiva en el Congreso Local, así como por otros legisladores y legisladores, pero al respecto no se sabe nada o tal vez sus formas de comunicar no son las adecuadas.

Evidentemente ante la inseguridad que padecemos,  solo seguimos viendo de parte de las autoridades acciones mediáticas, pero no resultados contundentes. ¿Y mientras quién cuida a nuestros hijos e hijas si ya no son libres ni de salir a la calle en donde viven?

*Red Nacional de Periodistas

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.