Suspenderá ICATLAX clases en las 10 unidades de capacitación a partir de este martes
17 marzo, 2020
Diócesis suspende celebraciones de Semana Santa y misa dominical por Coronavirus
17 marzo, 2020

Violencia política en contra de las mujeres

El pasado 12 de marzo por unanimidad de 101 senadoras y senadores se aprobó la minuta que reforma siete leyes para prevenir, sancionar y erradicar la violencia política en contra de las mujeres, la cual prevé el otorgamiento de medidas de protección y la reparación del daño. Esta iniciativa responde a una grave problemática que han enfrentado mujeres que han participado en el ámbito político, datos de la Fiscalía Especializada de Delitos Electorales señalan que, entre 2013 y 2017 se registraron 503 expedientes por violencia política de género.

            La minuta destaca reformas a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en la cual se incorpora como una nueva modalidad la violencia política en razón de género, se define el concepto y las conductas a sancionar; por su parte, en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales además de su conceptualización, se prevé un catálogo de conductas que implicarán sanciones y los procedimientos en cada una de ellas, además de facultar a las autoridades electorales federales y locales para prevenir, atender, sancionar la violencia política contra las mujeres y para solicitar las medidas de protección para emitir medidas cautelares específicas así como aquellas necesarias para reparar los daños derivados de la violencia, una vez que se analiza el riesgo.

            En la Ley General en Materia de Delitos Electorales se prevén las agravantes por la comisión de delitos electorales, cuando involucre violencia política en razón de género y en la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral queda establecida la procedencia del juicio para la protección de los derechos políticos para que las mujeres recurran a la justicia electoral cuando consideren que son víctimas de violencia política en razón de género.

Las modificaciones prevén contar con un registro de las quejas presentadas en esta materia, por lo que se faculta a la Fiscalía General de la República para crear la Base Estadística Nacional de Violencia Política en razón de género. Asimismo, se modifica la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación para incorporar el principio de paridad de género previsto en el artículo 94 constitucional para la conformación de los órganos jurisdiccionales y la obligatoriedad de juzgar con perspectiva de género.

El dictamen aprobado se fundamenta en los principios de No discriminación e igualdad, el principio pro persona y la más estricta atención a los derechos humanos y sus características: Universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En la atención deberá actuarse con debida diligencia que implica entre otras cosas la disposición de todo el aparato gubernamental para atender a la víctima, la garantía de no repetición que involucra implica reformar o derogar leyes contrarias a estas disposiciones y dictar medidas u órdenes de protección previstas tanto en la en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV),  en la Ley General de Víctimas (LGV) y en el Código Nacional de Procedimientos Penales.

El amplio dictamen que consta de 100 páginas, hace énfasis en la necesidad de identificar las afectaciones derivadas de la violencia que enfrentan las mujeres en el ámbito político, atenderlas y reparar estos daños, entre las que se prevé la disculpa pública. Los y las senadoras consideraron diversos tópicos que hasta hace poco se habían desestimado como el hecho de reconocer las afectaciones, la necesidad de su atención integral y las sanciones, entre las que destaca que ahora será un requisito para ser senador o senadora; diputado o diputada, no haber sido condenado por violencia política contra mujeres en razón de género.

Finalmente, las reformas también fueron orientadas a establecer como obligatoria la paridad de género en la integración de los ayuntamientos, así como en las elecciones por sistemas normativos internos. Las reglas han sido modificadas para fortalecer la participación de las mujeres en el ámbito político, ahora se trata de acompañarlas con un cambio cultural que permita materializarlas en las mejores condiciones para ellas.   

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.