Suspenden tianguis semanal en Atltzayanca
18 mayo, 2020
Realiza Centro Education Usa Tlaxcala taller para la enseñanza de la gramática del idioma inglés
18 mayo, 2020

El pasado 15 de mayo se celebró el Día del maestro y de la maestra, como sucede cada año desde 1977 a partir de que el presidente Venustiano Carranza firmara un decreto para reconocer su gran labor como educadoras y educadores; por lo que me parece oportuno hacer una reflexión de su importante labor. Algunos estudios como la Encuesta Nacional de Jóvenes han señalado que después del espacio familiar, la escuela y específicamente los y las maestras juegan un papel primordial en la formación de un infante, adolescente o joven.

            El contexto social, comunitario y familiar exige cada vez más de las y los docentes, no sólo en términos de formación y actualización en cuanto a conocimientos y habilidades, sino de herramientas que les permitan cumplir con la expectativa de contribuir de manera significativa en la formación de la niñez y la juventud en nuestro país. Particularmente, el contexto de la pandemia por el COVID 19 puso a prueba no sólo el manejo de las llamadas tecnologías de la información sobre todo del nivel secundaria, preparatoria y estudios superiores, sino su capacidad para innovar y adaptarse a la enseñanza en un contexto para el cual, el sistema educativo mexicano, no estaba preparado, debido al gran rezago en el que se tiene a la educación en México desde hace décadas.

            Las y los docentes enfrentan diversos desafíos en el contexto de la pandemia por el COVID-19: el primero de ellos es tener los conocimientos y habilidades para manejar las tecnologías de la información, pero también deben enfrentarse a la realidad, ya que una buena parte de estudiantes no tienen acceso a internet y a una computadora. Un reporte del Observatorio de Innovación Educativa señala que, “En ciudades donde el 70 % de los estudiantes vienen de familias de bajos ingresos, llevar la escuela a casa significa enfrentarse a no poder ofrecer comidas adecuadas, y mucho menos la tecnología o conectividad necesarias para el aprendizaje online” (Paola Estrada, 19/03/2020)[1].

            En este contexto de pandemia, las desigualdades que hemos enfrentado en México se hacen evidentes, por ejemplo, cómo pretender instrumentar una educación a distancia cuando desde 2015 apenas el 44. 9 % de los hogares en México cuenta con una computadora y aunque el acceso a internet mejoró en su cobertura (al pasar de 39 % en 2015 a 56 % en 2019), apenas la mitad de los hogares cuentan con este importante instrumento (INEGI, 2019)[2].

            La pandemia que estamos enfrentando nos ha planteado diversos dilemas y uno de ellos es replantear la educación en nuestro país, como señala Germán Álvarez Mendiola, Presidente del Consejo Mexicano para la Innovación Educativa.  

se precisa de un cambio fundamental: estudiar para comprender los fenómenos de la vida que nos rodea y ser capaces de actuar sobre ellos, sabernos conducir cuidándonos a nosotros mismos y a los demás. Se requiere una pedagogía solidaria o, como lo dijo Sebastián Plá, una pedagogía de la emergencia, una pedagogía pública.

En este sentido, las y los docentes tienen una tarea fundamental, pues tendrán que replantearse el paradigma educativo y repensarlo a la luz de lo que afirma este investigador:  se trata de “avanzar hacia modelos educativos cuya preocupación central sea formar personas para la vida, sobre bases solidarias”. Esa es la tarea compleja pero necesaria para las y los docentes en nuestro país, por lo que no es menor y por ello es importante reconocer su labor y felicitarles en el contexto de la celebración del día del maestro y la maestra.


[1] https://observatorio.tec.mx/edu-news/educacion-en-tiempos-de-pandemia-covid19

[2] https://www.inegi.org.mx/temas/ticshogares/

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.