Interviene UIDAI por la presunta privación de la libertad de una persona en la Magdalena Tlaltelulco: PGJE
9 junio, 2020
PRI el partido con más propuestas durante pandemia, reconocen mexicanos
9 junio, 2020

El pasado 6 de junio la Comisión Nacional de Derechos Humanos cumplió su 30 aniversario ya que fue creada por decreto presidencial el 6 de junio de 1990 como un organismo desconcentrado de la Secretaría de Gobernación y en enero de 1992 se le dotó de autonomía a través de una reforma al artículo 102 constitucional.

            En septiembre de 1999 se cambió su denominación a Comisión Nacional de los Derechos Humanos y se le otorgó plena autonomía de gestión y presupuestaria; su misión es defender y proteger los derechos humanos de todas y todos los mexicanos. Actualmente el artículo 102 constitucional prevé que:

El Congreso de la Unión y las legislaturas de las Entidades Federativas, en el ámbito de sus respectivas competencias, establecerán organismos de protección de los Derechos Humanos que ampara el orden jurídico mexicano, los que conocerán de quejas en contra de actos u omisiones de naturaleza administrativa provenientes de cualquier autoridad o servidor público, con excepción de los del Poder Judicial de la Federación, que violen estos derechos[1].

Estos organismos formularán recomendaciones públicas no vinculatorias y denuncias y quejas ante las autoridades respectivas y no serán competentes tratándose de asuntos electorales, laborales y jurisdiccionales. Como ya lo señalé, además de la protección y defensa de los derechos humanos de las personas, se encarga de su difusión, promoción y estudio.

            Ante la pandemia, la CNDH ha señalado que desde hace tres meses recibe hasta 50 quejas semanales relacionadas con la pandemia por COVID-19[2]. La CNDH en 2019 reconoció que el respeto y protección de los derechos humanos son elementos esenciales de un sistema democrático por lo que adoptó la Carta Democrática Interamericana, en la que nuestro país reconoce que el cumplimiento de los derechos y obligaciones de los Estados Miembros, representan el fundamento de los principios democráticos. “Asume también, que son elementos esenciales de la democracia participativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho[3]”.

No obstante, es igualmente importante que además de la existencia de estos organismos, las personas conozcamos nuestros derechos desde nuestra infancia para que podamos exigir la garantía de su cumplimiento, como un requisito en el avance de nuestra democracia, por tanto, es fundamental que conozcamos lo que las leyes disponen para proteger nuestros derechos y que establezcamos relaciones de respeto entre nosotros. Finalmente aprovecho para reiterar el llamado a que continuemos resguardados en casa para evitar el contagio del COVID-19, quedémonos en casa.


[1] https://www.cndh.org.mx/DocTR/2016/JUR/A70/01/JUR-20170331-DC01.pdf

[2] https://www.cndh.org.mx/

[3] Ibid.

Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.