Inicia este viernes Poder Judicial con seminario virtual
22 julio, 2020
CENAPRED recomienda tomar medidas preventivas ante la posibilidad de que los volúmenes de agua se incrementen en presas de Chihuahua
22 julio, 2020

¿Quitan recursos a programas de mujeres, qué informará México ante la CEDAW?

La política de austeridad que el gobierno federal actual ha implementado, detonó ya en la molestia de cientos de mujeres de la sociedad en general, de mujeres de Organismos de la Sociedad Civil (OSC) y de activistas defensoras de derechos humanos, y a pesar de que las autoridades de los diferentes ámbitos gubernamentales nieguen esa reducción y sean indiferentes a las manifestaciones de molestia y exigencia, el consenso es no permitir retroceder en lo ya ganado.

Desde el inicio del presente gobierno, se han reducido o de plano eliminado programas y políticas públicas que han tenido el objetivo de fortalecer la igualdad hacia las mujeres y luchar contra la violencia que enfrentan en diversas etapas de su vida; guarderías, asociaciones civiles, casas de justicia para mujeres indígenas, refugios para mujeres víctimas de violencia, y ahora la reducción del presupuesto de más del 70 % al Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), han sido blanco de decisiones unilaterales y patriarcales  que van en contra de quienes representamos más del 51 % del total de la población en nuestro país.

Como lo señala la Red Nacional Nosotras Tenemos Otros Datos, “el recorte presupuestal al Inmujeres, es un hecho que contraviene lo establecido en tratados internacionales y en preceptos constitucionales que señalan que los derechos de las mujeres deben asegurar el principio de progresividad, lo que implica el fortalecimiento  de los recursos económicos y humanos necesarios para su cumplimiento y además contraviene el propio Decreto de Austeridad de la Presidencia de la República, de fecha 23 de abril, que supuestamente aclara que quedan exceptos  de esta política los programas de derechos humanos”.

Quiero resaltar que en este mes de julio, México presentará un informe ante el Comité de expertas de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés),  para solventar las observaciones de las que fue objeto en 2018, y yo pregunto ¿qué va a informar?

¡Que los presupuestos etiquetados para las mujeres tuvieron otro destino!

¡Que la ley que establece claramente el ejercicio de recursos etiquetados, se puede cambiar en el momento que una persona quiera!

El Comité de expertas de la CEDAW manifestó preocupación “en varias áreas trascendentales, todas dentro de un contexto caracterizado por altos niveles de violencia y la presencia fuerte del crimen organizado que han afectado a millones de mujeres y niñas dentro del país”.

De igual manera, formuló una serie de recomendaciones, “como la falta de acceso a la justicia especialmente para las mujeres indígenas, con discapacidad y rurales; la presencia de propaganda contra la igualdad de género, la falta de apoyo y presupuesto para la institucionalización transversal de la perspectiva de género, la persistencia de la violencia contra las mujeres basada en el género, la falta de servicios y atención de la violencia contra las mujeres migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo; la falta de servicios obstétricos y ginecológicos para mujeres privadas de libertad, la incidencia de ataques anónimos para incitar la violencia contra mujeres defensoras de derechos humanos y periodistas, la falta de mecanismos y estrategias efectivas para prevenir, sancionar y erradicar la trata de mujeres y niñas, así como la práctica constante del matrimonio infantil”.

¿Cómo se hará todo lo anterior sin recursos económicos?

No ha habido la transparencia suficiente que señale a dónde se reasignaron los recursos financieros de los programas que se suspendieron o de las instituciones que han dejado de operar.

¿Cómo se trabajará sin recursos humanos?

 Si justo con la reducción presupuestal el primer rubro afectado, es el del personal, gente que han despedido sin considerar su experiencia en el tema o antigüedad laboral.

¿Hacia dónde vamos, qué se espera para el 2021?

Confiamos que las y los diputados, así como las y los Senadores tengan la sensibilidad  y la inteligencia para seguir evitando el desmantelamiento de las instituciones, entre ellos el Inmujeres, que mucho nos costó crear, tanto a nivel federal, como al interior del país, pues no se trata de quitar por quitar solo a capricho de alguien que no entiende las políticas de género y de la progresividad de los derechos humanos, se trata de fortalecer lo que ya existe, de quitar lo que no da resultados y de crear lo que sea necesario de acuerdo al contexto nacional e internacional en el que vivimos.

De igual manera, ante el contexto, deseamos escuchar diversas voces sobre lo que sucede respecto a los presupuestos para las mujeres en el país y las afectaciones a las entidades; no oímos a las diputadas locales, ni a las  titulares de las instancias de las mujeres estatales o municipales,  ¿acaso no se ven afectadas?

Si un porcentaje importante de recursos con los que operan los reciben de la Federación, ¿ahora qué resultados darán?

Queremos mujeres empoderadas que levanten la voz, que nos representen dignamente, no que sean sumisas ante decisiones patriarcales.

¡La exigencia, créanme, no quita lo institucional, si es que es eso lo que les preocupa!

  • Red Nacional de Periodistas
Noemí Carmona
Noemí Carmona
Egresada de la Universidad del Altiplano, dedicada al quehacer periodístico desde el año 1998, con participación en medios impresos y electrónicos en Tlaxcala y Puebla. Apasionada de la radiodifusión y del trabajo social.

Comments are closed.