Si te perdiste algún partido de la liga MX aquí te decimos los resultados !
25 julio, 2016
Busca el PRD tipificar en Tlaxcala, la violencia política como un delito.
25 julio, 2016

IMPUNIDAD EN TLAXCALA Y LA NO RENDICIÓN DE CUENTAS

En el congreso del estado empezaron las comparecencias de los entes fiscalizables entre los que están los municipios y con ello “el mal chiste” de aprobar o reprobar cuentas públicas que puede parecer espectacular pero que es pura mentira.            Un problema de los más grandes de México es la impunidad y el que nunca pase nada cuando se hace algo mal, sobre todo cuando se hace algo grave. La ciudadanía, cada vez más conectada y enterada, se está cansando más de la corrupción e impunidad y más vale que los políticos en Tlaxcala se den cuenta. En Tlaxcala, el congreso de manera anual revisa el informe que le pasa el Órgano de Fiscalización Superior (OFS), cita a cada ente fiscalizable a que explique sobre el dinero que no comprobó al OFS y después adopta “criterios” para ver si recomienda al pleno del congreso aprobar o no aprobar la cuenta pública de cada parte del gobierno que recibe dinero. Al final el congreso con mayoría simple, es decir con voto de 17 diputados, aprueba o no aprueba la cuenta pública. El problema de esto es que se aprueba o no en base a criterios completamente subjetivos, por personas que no saben nada en la materia y que generan un atraso en la fiscalización tan grande que tenemos en Tlaxcala.

Los criterios son subjetivos e inventados por cada parte que revisa las cuentas públicas. Para el OFS “algo” puede ser desvío de recursos dependiendo de lo que piensen los auditores o si el auditor quiere o no encuadrar “algo” para que sea desvío de recursos (o se hace de la vista gorda). Pero lo mismo pasa en la Comisión de Finanzas. Para esta comisión, “algo” que para el OFS parecía desvío de recursos, puede que los señores diputados no lo consideren así. Si el presidente municipal o el titular de la dependencia va y explica por qué no se utilizó el dinero para lo que era. Es decir, usan un criterio diferente al auditor y si les van a chillar te aprueban. Pero ahí no acaba. Una vez que se decide la comisión, si los diputados deciden votar en contra del dictamen y no aprobar la cuenta lo pueden hacer. Así solo por sus… criterios.

Otra cosa que hace que Tlaxcala esté retrasado en el tema de real fiscalización es porque está en las manos de personas que no saben nada de rendición de cuentas. Y para mejor ejemplo está el flamante presidente de la Comisión de Finanzas Roberto Zamora al que debemos hablarle de vacas, sembradíos, haciendas, de incongruencias pero con todo respeto… ¿qué sabe él de finanzas públicas? ¿Qué cursos, maestrías, reconocimientos, experiencia tiene en la materia? La realidad es que nada. Y así propone juzgar o no juzgar a un municipio o a dependencias del estado. Por pura decencia debería renunciar a la presidencia, aunque sinceramente no lo va a hacer porque no la tiene. Pero no acaba ahí. Valdría la pena que algunos diputados se dieran su vuelta en el Órgano de Fiscalización donde los auditores que revisan (sí aquellos que se van a los municipio a ver en qué se gastan el dinero) son todo menos contadores versados en la materia. Hay licenciados, arquitectos, maestros, de todo menos lo que debe haber… gente preparada y profesional. Eso debemos darle gracias a Crispín Corona que convirtió el OFS en una agencia de empleo dependiendo de sus compromisos políticos y de su necesidad de mantenerse en el poder.

Un primer paso para solucionar la gran impunidad que existe en Tlaxcala es una reforma en materia de fiscalización profunda, bien pensada, apegada a criterios internacionales y uniformes con la Auditoría Superior de la Federación donde no exista posibilidad de meter criterios subjetivos y donde al que se robe dinero o no lo pueda comprobar se le llame como debe ser… RATERO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *