Protección Civil de Apizaco atiende temporada de lluvias.
27 julio, 2016
Se registran faltantes vehículares en inventario del ayuntamiento de Tequexquitla.
28 julio, 2016

Fiscalización, un asunto de engaña tontos y engorda abusivos

La fiscalización en Tlaxcala tiene una desagradable dualidad. Espanta a los tontos y engorda a los abusivos. Así de simple y en esta época y a la sazón de las nuevas reformas en materia de fiscalización, que permiten a los actuales diputados dejar planchadas las cuentas públicas de las autoridades salientes, la mina de oro está en manos de algunos inquilinos del Palacio Legislativo.
Los diputados, aunque no todos, siempre han mostrado el cobre cuando se trata de sacarle parné a su devaluada función; eso no es extraño.
Pero ahora, algunos empleados, con ínfulas de leones –por aquellos de ser felinos, aunque se sientan de angora- se han enfundado en traje inquisidor al cual le quieren sacar varios fajos de billetes para tratar de mantener su nueva forma de vida, sobre todo, porque su papel de cadeneros está a cinco meses de fenecer.
Uno de ellos es el secretario técnico de la Comisión de Finanzas. Si ese gris ex empleado del Cecyte que ahora, engordado por las ínfulas del panista Roberto Zamora Gracia, quiere tratar a los alcaldes y demás entes fiscalizables con el peor desprecio, y como brazo ejecutor para saciar su necesidad monetaria.
A más de una decena de ellos les ha advertido, casi en tono amenazante, que deben cooperar en el proceso de la fiscalización para poder salvar sus estados financieros. Además, la arenga es mayor porque les ha recordado que si quieren terminar sus mandatos sin mayores sobre saltos, su “respaldo” debería ser generoso.
Vaya desfachatez de este empleado legislativo. Aunque creemos que actúa de mutuo propio, no tenemos pruebas de lo contrario, su patrón debe poner un alto. En política, todos los gatos tienen dueño. Roberto Zamora, el impoluto, debe desmarcarse.
Además, la recién concluida danza de autoridades municipales –los estatales no fueron presa de esa jauría, ellos se miden con otro rasero- y de la mayoría de los titulares de los organismos autónomos, sirvió también para dos asuntos: evidenciar el nivel de ignorancia de los legisladores locales en materia de fiscalización, de programas operativos anuales, de cuentas públicas consolidadas y del nuevo sistema de fiscalización que desde la Federación les hacen; y el gandallismo –abuso, tropelía y hasta posibles delitos que algunos ya quieren denunciar- de algunos empleados en materia de fiscalización.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *