“El Patón” nuevo técnico de la Selección Argentina!
3 agosto, 2016
Desmiente Sánchez Jasso trato con líder sindical y regidores.
3 agosto, 2016

En la recta final de los mandatos.

A 150 días de concluir las administraciones en turno, en el territorio tlaxcalteca pareciera que aún los gobernantes no han ubicado su posición y me refiero a que son representantes de la ciudadanía, es decir, empleados del pueblo, de los menos tienen, de los que los reciben y saludan en tiempos electores, sí, de aquellos que creen tantas promesas que en su gran mayoría no se cumplen y esto viene a colación después del comportamiento de algunos alcaldes y hasta del propio ejecutivo.
Y para muestra basta un botón como dice el refrán popular… aquí me permito enlistar tan sólo algunos de los casos en referencia:

En Cuapiaxtla el edil Efrén López Hernández acusado de solapar a presidentes de comunidad, de olvidarse de su cargo y ahora limitar apoyos a la población además de advertirles que sí lo critican, adiós a las ayudas.
En Huamantla el alcalde Alejandro Aguilar retiró apoyos de gasolina a regidores que le han cuestionado el tema de las basificaciones, además de “exhortar” al resto de los integrantes del ayuntamiento a mantenerse alejados del tema, de lo contrario no habrá “bono” de fin de administración.

En San Damián Texoloc el famoso alcalde “mion” Miguel Ángel Covarrubias también ha dado de que hablar con la necedad de colocar ahora en el próximo gobierno a sus mamá, cuando su mandato ha estado lleno de irregularidades y enfrentamientos directos con la población que han llegado a una toma de presidencia.

Altzayanca Vital Rodríguez Rodríguez un caso sorprendente, al conocer que se había determinado un salario de 50 mil pesos y sumado a eso una administración que está por concluir, y pareciera que en los últimos años no hubo gobierno pues el reclamo ha sido precisamente la falta de autoridad.

En Zacatelco Francisco Román Sánchez un alcalde detenido por abuso de confianza por la cantidad de 4 millones de pesos, de integrantes del ejido de su municipio y con aspiraciones políticas, que ahora sólo deja conflictos añejos al próximo gobierno perredista que encabezará Tomas Orea.

Mientras Jorge Luis Vázquez Rodríguez en Apizaco un municipio importante en el territorio estatal, en el que el presidente en turno, cercano en liga familiar al mandatario tlaxcalteca ha hecho oídos sordos a los reclamos de la población, con respecto al director de comercio, “amigo del edil” y quien ha vendido espacios comerciales hasta por tres ocasiones , ahí la indicación ha sido mantener alejados a los medios de comunicación pues parece que el Sr Tobón responsable de comercio tiene empleo garantizado hasta el fin de la administración.

Finalmente, el colmo ha sido observar a un gobernador “poniéndose al tú por tú con la gente” y eso ocurrió durante sus visitas a Cuapiaxtla y Huamantla, en donde los reclamos no se hicieron esperar por parte de los asistentes, quienes reclamaban que se necesitan obras que generen beneficios más no imagen, como ocurre en el primer municipio con la pinta y construcción de cuartos en casa de salud por un lado y en el pasado corto la muerte de un menor por no contar con asistencia médica, mientras tanto en el municipio de los muéganos solicitaban prontitud en la conclusión del tramo carretero que comunicará a CIX I y II, los lugareños decían en ese momento que les afecta y ocasiona problemas, por lo que externaban que era necesario agilizar de lo contrario tomarían de nueva cuenta la carretera, acción que provoco la cólera del ejecutivo tlaxcalteca, diciendo “el que cierre la carretera se va a la cárcel, la gente no debe tomar por su cuenta la justicia, usted hace una petición que pasaremos, pero bajo amenaza nada”.

Ahí está el punto, no todo son garrotazos ni tampoco amenazas, los buenos gobiernos y las administraciones con desarrollo se han dado mediante el diálogo y participación sociedad – gobierno, esto esperemos que los próximos gobiernos lo entiendan, pues en el caso de los municipio tendrán más tiempo para aplicarse y responder al trabajo, obligación, responsabilidad y tarea que les ha encomendado la población. Ahora nos resta esperar que los próximos alcaldes no se mareen con su cargo y cumplan lo que tanto han prometido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *