Murió Juan Gabriel ! 
28 agosto, 2016
Listo el Palacio de Bellas Artes para despedir a Juan Gabriel.
29 agosto, 2016

Función pública no debe ser ni patrimonial ni botín

El ejercicio de la función pública no debiera ser con fines patrimonialistas ni un botín político. Eso es el ideal, pero en los hechos, es precisamente el garlito en el que caen nuestras autoridades de los cuatro niveles de gobierno, no olvidemos que también se las gastan nuestros presidentes de comunidad.
Los principios doctrinarios –entendidos como declaraciones de principios- de cada fuerza electoral son solo cartas de presentación propagandísticas, que en el ejercicio de la función pública deberían convertirse en una pesada loza para quienes detentan un cargo. Sin embargo, han sido transformadas en un duro caparazón capaz de soportar y tolerar el peso de la vergüenza y las punzadas de la traición al pueblo.
Las plataformas electorales, esas que aseguran defenderán al momento de ejercer el poder solo son requisitos para acceder al registro y al financiamiento público que usan para engañar incautos electores.
La semana pasada fuimos testigos de una vorágine de acontecimientos, señalamientos, imputaciones y acciones que denigran la noble idea de la política y la función pública. Los panistas, concebidos en ideas conservadoras –y no de riqueza o poder como ahora lo hacen- se enfrascaron en una serie de acciones y reacciones que se mostraron desnudos y con sus miserias ante la ciudadanía.
Las imputaciones y la hiel esparcidas como justificaciones de la derrota por parte de su ex candidata al gobierno estatal, desataron y adelantaron una serie de acciones que no solo buscan cobrar facturas sino dividir a su oponente. El poder público, como ocurrió a partir de 1998 con el PRD local, también corrompió al albiazul y a sus principales cuadros, a quienes ahora no les importa el cómo sino cuánto de ganancia obtienen. Por ende, ahora no hay peor enemigo para un panista que otro panista.
Pero en el PRI las cosas no son distintas. El mandato –hecho principio- de que los priistas deben buscar, amparados en aspiraciones éticas y en la lucha por la igualdad, todos deben tener las mismas libertades y oportunidades esenciales para el desarrollo personal, es un excelente ideal, pero que en la práctica se da en unos cuántos elegidos.
La unción de la primogénita del mandatario como delegada en Tlaxcala en una de las dos principales dependencias de la administración pública federal no es buena señal en el apartado de la igualdad de oportunidades. Por mucho que se pretenda defender ello, no podemos olvidar que la forma es fondo y sobre todo, entender que los cargos no debieran ser botín político de nadie, aunque insisto, el ideal dista de nuestra política tlaxcalteca.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *