Marchan Normalistas de otras entidades en Tlaxcala.
12 septiembre, 2016
Inconformidad de los vecinos de la Unidad Santa Cruz por proyecto del gobierno del estado.
13 septiembre, 2016

CEDH un jugoso botín político para propios y extraños

La pugna por el poder y el control del organismo , así como el cobro de facturas y desde luego, la posibilidad de no perder el poder o en su caso, lograr éste, han metido a la Comisión Estatal de Derechos Humanos ( CEDH ) en una vorágine de la cual podría adelantar el daño a su credibilidad será mayor y muy grave en la defensa de los derechos fundamentales.

Las últimas semanas las estrategias jurídicas para dejar sin efecto el proceso instaurado para renovar la presidencia de la CEDHy las imputaciones hechas en torno a la sucesión del ombudsman Francisco Mixcóatl Antonio han llevado a que la tragicomedia de Tlaxcala viva episodios únicos.

Primero, un sainete se sucedió en el Congreso local con diputados variopintos que vieron en el proceso, como casi en todo, la forma y la oportunidad de obtener dividendos. Incluso, el mil veces impoluto panista Roberto Zamora no perdió la ocasión para, como buen hermano, impulsar a su pequeña consanguínea Alma Inés para presidir la CEDH. Otros, al ver que no saca raja política, decidieron ensuciar o no dejar pasar otras propuestas.

También la aspirante a suceder a su ex jefe en la CEDH, Alma Carina Cuevas, se dio cuenta, seis meses después de que participó en el proceso de selección del nuevo ombudsman que la convocatoria para dicha elección era ilegal. Por ello, aunque tarde, impugnó la ilegalidad de los diputados.

En ese inter, las acusaciones, imputaciones, acusaciones se han multiplicado y han pasado desde la ilegal continuación de Mixcóatl Antonio al frente de la CEDH hasta la nada cierta versión sobre la no presentación del informe de actividades de éste.

Me sorprende la ignorancia sobre el tema del diputado Baldemar Cortés o bien, que se haya dejado engañar tanto por el presidente de la mesa directiva, Julio Álvarez, por cierto, sobrino político del legislador Roberto Zamora y de la aspirante Alma Inés Zamora, que tienen interés marcado en este asunto, como también lo tiene el ex legislador y ahora secretario parlamentario, Carlos Augusto Pérez, quienes no le dijeron que dicho informe ya había sido presentado.

Ahora, jamás había visto que un ciudadano, común y corriente y sin ningún otro interés que el bienestar de su pueblo, se lanzara a la escena pública para defender a la sociedad. Vaya, el último ser humano mexicano que conocí con esas mismas características, aunque solo por la historia, a propósito de la fecha, es el niño héroe Juan Escutia.

Ayer, José Eliseo Hernández Sánchez, personaje ligado a la familia Ortiz Ortiz y desde luego, al diputado Lincoln Rodríguez y quien, por cierto, como delegado municipal de Xaltocan, fue detenido por conducir, con fines personales, una patrulla municipal, inició una huelga de hambre para defender a Tlaxcala del contubernio que asegura existe entre la presidenta del TSJE y el actual presidente de la CEDH para detener la unción del nuevo ombudsman.

Eliseo, quien ya se pronunció a favor de Pedro Emmanuel Ortega Espinosa y Óscar Arturo Castro Soto como personajes idóneos para suceder a Mixcóatl Antonio en la CEDH, se ha sumado a esta gran lista de ingredientes que aderezan y dan cuerpo a ese “culebrón” que se ha formado en torno a la designación del botín en el que se ha convertido la CEDH, la cual, lejos de buscar cómo fortalecerla, la mayoría solo piensa en su beneficio y la obtención de la mayor ganancia.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *