La Franja remontan en Morelia ! 
25 septiembre, 2016
Asegura el centro SCT que la infraestructura carretera del estado está en óptimas condiciones.
26 septiembre, 2016

Corrupción e impunidad afectan la credibilidad de las instituciones

La corrupción y la impunidad fueron los dos principales lastres que llevaron al PRI a la derrota en la mayoría de las gubernaturas que estuvieron en disputa este año. Los excesos de sus militantes en funciones de gobierno les propiciaron siete derrotas de las 12 entidades que vivieron comicios por la sucesión gubernamental.
Ese fue el diagnóstico que en su momento hizo la entonces efímera presidenta del tricolor, Carolina Monroy del Mazo y por ello, la cúpula nacional de ese instituto decidió iniciar una cruzada nacional en contra de aquellos militantes sobre los que pesan graves señalamientos, imputaciones y pruebas sobre actos ilegales.
Así designó a una especie de zar anticorrupción, se ha autodenominado el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, quien ayer mismo, reconoce que desde el inicio de su administración inició “una lucha frontal contra la corrupción y la impunidad en todo el país. Sabiendo que la tarea no será fácil. México debe cambiar”, dice.
En capilla está el jarocho Javier Duarte. Hoy se decide la suspensión de sus derechos partidistas y con ello, los priistas buscan eximir su responsabilidad en un inminente encarcelamiento de ese gobernador.
Ochoa Reza quiere poner a esos gobernadores corruptos como ejemplo del combate a la corrupción. Sin embargo, ayer se conoció que cobró de manera irregular 1 millones 206 mil pesos como finiquito en la Comisión Federal de Electricidad, a pesar de que fue él quien renunció a dicha dirección para asumir la dirigencia priista. No hay peor consejo que un mal ejemplo.
Así, como asegura que “en el PRI seguiremos combatiendo la corrupción y la impunidad de todos los partidos políticos. Los priistas debemos ser los primeros garantes de la transparencia y la rendición de cuentas en el uso de los recursos públicos. Que no haya dudas, señalaremos los casos de corrupción y de impunidad sin distingo partidista”, las dudas surgen: cuándo procederá en contra de los artífices de la verdad histórica en la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa –a dos años de ocurrida-; y la Casa Blanca. Y en Tlaxcala, cuándo veremos sanciones a sus autoridades omisas, abusivas y demás. Son preguntas, dudas fundadas.
La corrupción y la impunidad no solo se combaten con discursos ni con buenas intenciones, es por la vía jurídica como podremos recobrar la confianza en las instituciones.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *