Reiniciarán mesas de diálogo entre autoridades estatales y docentes cesados.
12 octubre, 2016
TEPJF confirma regidurías en 21 municipios y hace cambios en 4.
13 octubre, 2016

La estrategia del avestruz es dañina para gobernar y más cuando de seguridad se trata

Negar los hechos o esconder la realidad no sirve de nada a la gobernabilidad. Es real, Tlaxcala, a pesar de los escenarios alegres y pacíficos que nos pintan las autoridades, es otro que dista muchos de ser la entidad más segura del país como alguna vez lo fue.
El gobierno del estado ha errado su estrategia de comunicación, cuando minimiza los hechos o de plano, los esconde o bien, recurre a la estrategia del avestruz y esconde la cabeza para hacer que nada ocurre. Y eso no es nuevo, en las peores crisis que ha tenido esta administración, la constante es no comunicar, no informar, no gobernar. Se olvidan de la máxima, gobernar es comunicar.
Esto me recuerda a lo descrito al respecto por Germán Caicedo Prado, quien estima que el ejercicio de gobierno no puede y jamás deberá ser pensado sin la comunicación. Gobernar es comunicar. El éxito de una administración pública depende también de la forma como el jefe de la institución se relacione y se comunique con sus públicos internos y externos.
Por ello, cuando en una semana han ocurrido diversos hechos, como la privación ilegal de la libertad –algunos aseguran que son secuestros- de al menos cuatro personas,, el gobierno debería hacer frente a la realidad, cual fuere ésta y no esconderla, pues la época del control informativo ya pasó.
Esta empresa, estado29.mx dio a conocer un hecho (http://estado29.mx/index.php/2016/10/11/segundo-del-dia-levanton-secuestro-privancion-la-libertad-en-apizaco/), la privación ilegal de una persona ocurrida el martes en la colonia Fátima en Apizaco. Fuentes oficiales confirmaron que “en una camioneta de color azul marino con tumbaburros en la cual viajaban cuatro personas, interceptaron a otra camioneta Chevrolet color arena. De la primera unidad bajaron dos masculinos, uno de ellos vestía gorra y chaleco color amarillo, además de una bolsa tipo mariconera, bajando de la segunda unidad a una persona del sexo masculino que subieron a la camioneta modelo Lobo marca Ford”, así reza el parte oficial.
Sin embargo, horas después, las autoridades municipales de Apizaco, ahora allegadas al gobierno del PRI, minimizaron los hechos, al señalar que no fueron así los hechos, y lo minimizaron a una simple “discusión entre particulares”.
Por ello, no es nada extraño las declaraciones y afirmaciones hechas por delegado de la Procuraduría General de la República (PGR), David Alejandro Macedo Santos, quien da por hecho que en Tlaxcala no hay células del crimen organizado y que todos son hechos aislados.
Pero entonces qué ocurre con los múltiples y sonados casos de trata de personas en los que ha intervenido hasta la Interpol. Y qué se dice de los robos en gaseoductos de Pemex, el incremento al robo en carreteras, la existencia de bandas extranjeras dedicadas al hurto en casa-habitación –todos estos casos documentados incluso a nivel nacional e internacional, y en especial, la existencia de secuestro exprés y por los cuales fueron detenidos efectivos de la Comisión Estatal de Seguridad y a la postre propició la salida de Orlando May Zaragoza como encargado de la seguridad de Tlaxcala.
Las autoridades no pueden negar lo que ocurre. Ayer se conoció –aunque no hay certeza de la forma y el cómo se dieron los hechos- que una mujer de Ixtacuixtla, que había sido privada de su libertad el pasado martes, fue “encontrada” sana y a salvo. Pero para no variar la forma de conducirse, las autoridades no dieron más datos.
Sin embargo, el oficialismo, sigue tratando de ocultar las cosas, esa realidad, pues incluso ayer, difundieron un comunicado en donde exalta unas acciones para “brindar a la población tlaxcalteca condiciones que hagan prevalecer la paz y tranquilidad que siempre han caracterizado a Tlaxcala (sic)”.
Pero si la realidad fuera tal y no hubiera nada de cierto en las denuncias sociales, porqué elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) iniciaron trabajos de vigilancia y patrullaje en el estado. Este miércoles, elementos de la Policía Federal (PF), de las divisiones Gendarmería y de seguridad regional, así como efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional ) iniciaron patrullajes y recorridos por la entidad a fin de “localizar y asegurar armas de fuego, así como ubicar y recuperar vehículos con reporte de robo, además de inhibir actos delictivos”, reza el comunicado oficial.
Es tiempo que nuestras autoridades cumplan su función y nos hablen a los ciudadanos con la realidad, pero sobre todo, que pongan a funcionar ese obeso aparato gubernamental para garantizar una de las funciones primordiales del Estado: seguridad pública.
Por eso, cuando informa el gobernador electo, Marco Antonio Mena Rodríguez que continúa con el proceso de entrega-recepción de la administración pública, hacemos votos porque el tema de la seguridad sea su prioridad, pues él debe ser el más preocupado porque Tlaxcala no caiga más abajo de donde, por desgracia, ya está.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *