Vuelve “Club de Cuervos”
19 octubre, 2016
Robo de vehículo con lujo de violencia en Huamantla
20 octubre, 2016

Basta ya, Tlaxcala no merece este clima de incertidumbre

Basta ya. Tlaxcala y su gente no merecen un clima de inseguridad generado a partir de rumores, supuestos, chismes y denostaciones, pero sobre todo, de esos enconos y desequilibrios mentales de quienes usan una crisis para generar un caos en el que se pone en peligro la vida de cientos de personas.
Ello aderezado, insisto, de una errática estrategia de prevención y manejo de crisis, además de una nula contención de hechos, pero más, la persistente incomunicación gubernamental, han hecho que asuntos comunes se conviertan en extraordinarios.
No cabe duda que al amparo de hechos que han quitado a Tlaxcala el reconocimiento de la entidad más segura del país, diversas personas han tratado de sacar un beneficio personal o atraer reflectores para sus causas, sin entender el grave daño que propician.
Si bien las estrategias de seguridad, en el ocaso del gobierno estatal, se han relajado, según lo advertido por los hombres de negocios de la entidad adheridos a la Coparmex, también es un hecho la credibilidad de las autoridades en la materia son nulas. Por eso, la gente busca generar su seguridad y la justicia, esas que el Estado no les da. No es justificación, es comprender la realizad
Todo lo anterior ha sido caldo de cultivo para hechos atípicos en los que muchos buscan hacer justicia por su propia mano, pues todas esas condiciones han tenido campo fértil con la nueva realidad de comunicación mundial, en la que ya cualquiera se siente periodista por escribir algunas ideas en redes sociales, por falaces e irresponsables que éstas sean.
La denuncia viral de la “desaparición” en Cuapiaxtla de Mauricio Leonardo Teoyotl, un joven de 16 años de edad, es un ejemplo de todo lo anterior. La gente no cree en sus autoridades judiciales, por eso buscaron -erráticamente- al menor y el rumor sobre un supuesto secuestro o robo de éste, generó desmanes azuzados por vivales como Leoncio Hernández.
Este personaje ha hecho de esas acciones su forma de operar e incluso, el gobernador Mariano González Zarur ya sufrió sus embates cuando fue increpado y ofendido y aprovechó el caso para incitar a la gente del bachillerato del municipio en contra de sus autoridades.
Sin entender razones, la turba amenazó con linchar al edil del lugar, Efrén López Hernández. En su accionar, quemaron una patrulla sedan de la policía municipal con número económico 3-4067 y destruyeron equipo, mobiliario y documentos de la presidencia del lugar. A nada estuvo que ese hecho fuera mayor, por la posibilidad de que el fuego generar algún tipo de explosión.
Es evidente que no hubo una contención planeada ni articulada de la situación y mucho menos una reacción.
Mientras eso ocurría, el pequeño Mauricio andaba de turista en la ciudad de México, lugar al que llegó a refugiarse de los regaños y exigencias escolares de sus familiares.
A la par de esos hechos, en Zacatelco, vecinos del Barrio Manantiales de la Sección Cuarta de ese municipio, trataron de linchar a un presunto ladrón de casa-habitación. La justificación de ello, según la información con la que se cuenta, es el hartazgo social por la ola de robos de ese tipo que existe en la zona. No lo justifico, pero se entiende, aunque nunca estaré de acuerdo con hacer justicia por la propia mano.
Basta ya, reitero, Tlaxcala no lo merece. Todos, autoridades de los diversos niveles de gobierno y ciudadanos, debemos hacer lo que nos corresponde, pero sobre todo, entender el rol que nos toca jugar y actuar con responsabilidad en la función que desempeñamos.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *