Tuzos star, representan a Tlaxcala en la Copa Juvenil Telmex-Telcel en Querétaro
8 noviembre, 2016
Al mal paso … Darle prisa.
9 noviembre, 2016

Marco Antonio Mena: a gobernar sin oposición

La oposición se desquebraja en Tlaxcala; panistas y perredistas mantienen una lucha encarnizada centrada no en su doctrina ni en su dialéctica. Sus pugnas son por repartir culpas, jugarretas y otras linduras, que llegan hasta señalamientos de traición, esas que les llevaron a sus respectivas derrotas en las elecciones del pasado 5 de junio.
Liderazgos de ambos partidos se ven entre ellos mismos como enemigos. La lucha y la pugna no se encuentran contra el actual gobierno, mucho menos en contra de quien arribará a Palacio de Gobierno. Tampoco es en contra de las políticas neoliberales, ni en la reducción del gasto para educación, para el campo; tampoco está en el incremento en los energéticos ni en las fallidas reformas estructurales que a través del Pacto por México ellos mismos avalaron y hasta impulsaron.
No, para ellos, el enemigo es el aquí y el ahora y son entre propios correligionarios como se gesta una batalla campal en la búsqueda por defender o mantener el control de sus respectivos partidos.
Liderazgos del PAN, encabezados por Aurora Aguilar y Sergio González, entre otros, ya les tocó sufrir los embates tradicionales de quien se autodefine como el “superego” freudiano de Acción Nacional en Tlaxcala. Sus conocimientos y sus estrategias –así se admite Adriana Dávila- han llevado al albiazul a dejar de ser un partido marginal. Gracias a ella el PAN de Tlaxcala tiene alguna consideración a nivel nacional y eso le permite hacer y deshacer de esa nomenclatura –y de quienes la integran- todo lo que ella quiera.
Por eso, ahora los ex diputados federales del albiazul no pierden oportunidad para atacar y contra atacar todo aquello que venga de Adriana Dávila. Por ello, han centrado su estrategia en contra del alfil usado por la senadora en Tlaxcala, la ex priista Guadalupe Sánchez Santiago.
¿Habla de lealtad? ¿En serio? Nació, creció, bebió priismo y de la noche a la mañana comprendió que la sangre azul no era por aristócrata sino por panista…. Hay casos en que los hijos de tigre no son pintitos, espetó en su momento Aurora Aguilar, considerada en su momento una de las chicas súper poderosas que controlaba al PAN. Mientras que Sergio González –otrora uno de los cuatro fantástico que mantuvo el poder panista- desde su trinchera se mofa, ironiza, critica y sociabiliza toda su inconformidad.
Pero en el PRD las cosas no son distintas; no, son peores.
La pugna ya la oficializó su ex candidata a la gubernatura en el pasado proceso electoral. La ex priista se lanzó a la yugular en contra del dirigente de su partido, Manuel Cambrón Soria, a quien acusó de traicionar y en pocas palabras, servir a los intereses de Mariano González en el pasado proceso comicial.
A través de un video difundido en redes sociales, la neo perredista arremetió en contra del líder del sol azteca, al responsabilizarlo de no contar con la totalidad de las actas de cómputo y escrutinio, situación que a la postre les causó la derrota electoral.
“El que no hayamos podido demostrar nuestro triunfo fue por una razón y esa razón fue la traición y la traición de Manuel Cambrón el presidente del partido…a las 2 de la mañana de un día antes (de la elección) ahí fue donde me doy cuenta de la traición. Vimos una lista de personas que trabajan para Mariano González y mandé a traer a Manuel Cambrón y me dijo que los candidatos hicieron cambios de última hora, pero les llamé a varios de ellos y me dijeron que no era verdad y me dijeron que yo lo había hecho, pero no fue verdad. Quien tenía la única posibilidad de hacer los cambios, era el partido, por eso hoy reprocho que esta persona le haya fallado no a Lorena Cuéllar, sino a todo el pueblo”, dijo a manera de discurso.
Sin embargo, al final, la senadora mostró su verdadera intención que es apropiarse de la dirigencia perredista y de paso evitar que el grupo o tribu que integra Manuel Cambrón vuelva a tener el control, pues en su grabación alertó: “Por eso quiero decirles que es importante que lo sepan porque está llamando a muchas personas para afiliarse al partido para seguir haciendo de las suyas y seguir traicionando hoy fue la gubernatura pero mañana será a muchos más”.
Bajo esta realidad, la oposición fuerte, unida y pensante a favor de la sociedad que todo régimen requiere, en Tlaxcala no existirá en el gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez. Las pugnas y luchas sin cuartel al único que benefician es al partido en el poder, pues no tendrá ninguna objeción en hacer en los poderes Ejecutivo y Legislativo, así como en las Comunas, lo que le venga en gana, pues la oposición está entretenida en su propia lucha y no en las luchas sociales y en las necesidades de los ciudadanos.

.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *