17 mil 50 millones de pesos prevé el ejecutivo para Tlaxcala.
15 noviembre, 2016
Muere policía al enfrentarse con banda delictiva en Cárdenas municipio de Huamantla.
16 noviembre, 2016

Bonanza en tiempo de crisis o es nuestra realidad

Tlaxcala vivirá bonanza el próximo año, al menos eso advierte las estimaciones económicas previstas por el Ejecutivo local, ya que el dinero que tendrá la administración pública crecerá en casi una quinta parte de lo que tuvo este año.
De los 14 mil 262 millones 118 mil 500 pesos que fueron presupuestados para este año, los Ejecutivos, tanto saliente como entrante, estimaron que para el próximo ejercicio Tlaxcala tendrá bonanza, porque el monto será de 17 mil 50 millones de pesos.
Es decir, que en el primer año del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez, la bonanza será tal que tendrá más 2 mil 787 millones 881 mil 500 pesos que los ejercidos por Mariano González Zarur.
Esos son los datos que revelan el paquete económico de 2017, el cual fue remitido la víspera al Poder Legislativo para su aprobación.
Sin embargo, las cifras y la jauja económica de Tlaxcala serían superiores, ya que el proyecto local no cuadra con los montos aprobados la semana pasada por la Cámara de Diputados. De acuerdo con el diputado federal priista, Ricardo García Portilla, a nuestra entidad llegarían cerca de 18 mil millones de pesos, es decir, unos 900 millones más que las estimaciones oficiales locales.
El tasar o fijar a la baja los ingresos que tendría Tlaxcala, en este caso, los citados 900 millones de pesos, no es nuevo ni un asunto menor, pues ello ha ocurrido en al menos los últimos 18 años de gobiernos en la entidad.
La razón y medida no es otra que permitir al gobierno estatal en turno tener una bolsa de recursos no etiquetada que al final es ejercida y distribuida al libre arbitrio de las autoridades en turno tanto de los tres poderes como de los municipios. Muestra de ello son los recursos millonarios de los llamados excedentes de las participaciones federales que cada trimestre reporta el Estado y que son usados a discreción. El Legislativo es ejemplo de ello, cada año recibe más de 10 millones de pesos adicionales que presuntamente son destinados a obras y acciones de mejora del edificio que ocupan los congresistas. Si ello fuera cierto, en esos 18 años referidos, Tlaxcala tendría de un nuevo Palacio Legislativo.
Lo mismo ocurre en el Poder Judicial, instancia que cada año se queja y mendiga una ampliación presupuestal, a pesar de que sus ingresos por excedentes a partir de tasar a la baja el gasto, también son millonarios.
Pese a la ello, la bonanza de Tlaxcala está a la vista o quizá, ésta siempre ha estado, solo que ahora en el ocaso del actual gobierno la quiere dejar clara a su sucesor, por ello ha fijado un gasto más realista y sin una bolsa discrecional “tan amplia y holgada”.
Muestra de ello, es que la administración estatal le ha dejado al próximo gobernador un listón alto en aquello de la recaudación, pues quiere tener ingresos por propios por 868 millones, monto que es el doble de lo que recaudaba Tlaxcala al inicio de la presente administración.
Para concretar ese propósito, la estrategia gubernamental no ha sido otra que incrementar la tasa impositiva. El discurso para ello es que “como medida de responsabilidad hacendaria, para aumentar la recaudación, fortalecer la estructura fiscal y mejorar la competitividad del Estado, es necesario incrementar la tasa del impuesto sobre nómina (ISN), del 2 al 3 por ciento, mismo que se destinará a programas sociales focalizados para mejorar la educación superior del Estado.
En descargo de esa medida impopular, el proyecto contempla la creación de diversos fondos de contingencias, desastres naturales, para laudos, pensiones, proyectos de infraestructura, programas sociales y desarrollo rural, como medida precautoria para compensar las posibles caídas de recursos federales, blindar la economía y garantizar el gasto social, aunque esos fondos por mil 665 millones de pesos dependerán de que se cumplan los pronósticos de recaudación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
Con estas acciones, la bonanza de Tlaxcala en el primer año del nuevo gobierno priista está en ciernes, en espera de que esos recursos se vean reflejados en el bienestar social.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *