Jürgen Klinsmann deja de ser D.T. de Estados Unidos ! 
21 noviembre, 2016
Otorgan premio municipal al deporte.
22 noviembre, 2016

Marco Mena: Tlaxcala no requiere de experimentos

Tlaxcala no requiere ya ni de experimentos ni propuestas hechas a tontas y a locas. No nuestra entidad necesita de sus autoridades tiros de precisión para lograr el desarrollo y la atención apropiada en cada una de las tareas gubernamentales. La coba –en términos taurinos- ni la lisonja ayudan en la toma de decisiones.
Uno de los principales males que aqueja la estabilidad gubernamental es la salud y en Tlaxcala, este sector, está enfermo y requiere de una atención mayor. El desabasto de medicamentos, la deshumanización del servicio y la ausencia de coordinación son algunos de los principales problemas que han propiciado que esos males se incrementen.
Las autoridades de los últimos cuatro sexenios se han ocupado y preocupado por crecer en infraestructura hospitalaria sin atender acciones primordiales; pareciera que los últimos gobernadores se preocuparon más por salir en fotos oficiales con la inauguración de inmuebles destinados al sector salud que en algo elemental como lo es la prevención.
Al ritmo que vamos con la edificación de nosocomios pronto, en un futuro lejano, las autoridades mejor me apostarán a la construcción de cementerios o panteones.
No es exageración, pero el gobierno y la sociedad en general, hemos abandonado el principio fundamental de la prevención en el cuidado de la salud.
De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) sobre las causas de mortalidad general para el estado de Tlaxcala, en la serie histórica 2003-2014, establece que en total se registraron 74 causas de defunción, de las cuales, se clasifican como padecimientos que son transmisibles, o no transmisibles, destacando dentro de las enfermedades transmisibles, la neumonía, Septicemia, influenza, tuberculosis, VIH/SIDA, Diarrea y gastroenteritis de presunto origen infeccioso, hepatitis viral, meningitis, entro otras.
Dentro de las no transmisibles, que ocupan el mayor número de defunciones tenemos a la Diabetes Mellitus, enfermedades isquémicas del corazón, enfermedades hipertensivas, tumores malignos del cuello del útero, próstata y mama, leucemias, malformaciones congénitas, causas externas como accidentes de transporte y agresiones, entre otras.
Dentro de las 10 principales causas de mortalidad, son las enfermedades no infecciosas las que predominan, haciendo evidente la transición epidemiológica, donde las enfermedades infecciosas han sido desplazadas por las enfermedades no transmisibles.
Muestra de ello es que en el año 2014 se registraron 5 mil 931 defunciones en el estado de Tlaxcala donde 19.82 por ciento de éstas corresponde a la diabetes mellitus, la cual se reporta como la primera causas de mortalidad con una tasa de 93.3 defunciones por cada 100 mil habitantes. En la serie histórica se ha mantenido como primera causa en todo el periodo de 11 años a los que corresponde ese estudio.
Como segunda causa se reportan las enfermedades isquémicas del corazón con 547 defunciones que representan el 9.22 por ciento del total de defunciones y una tasa para el año 2014 de 43.4 defunciones por cada 100 mil habitantes.
Las enfermedades del hígado se reportan como tercera causa con 373 defunciones representando el 6.28 por ciento de todas las causas de mortalidad con una tasa de 29.6 defunciones por cada 100 mil habitantes.
La tasa bruta de mortalidad para el estado de Tlaxcala, es de 470.5 defunciones por cada 100 mil habitantes.
Con estas cifras, es evidente que lo que ha fallado en el sector salud de Tlaxcala es la prevención y eso lo sabe el gobernador electo Marco Antonio Mena, quien al darse cuenta de que las políticas públicas puestas en marcha en la entidad no han dado resultado, decidió traer a un grupo de especialistas nacionales para establecer las acciones que debe emprender en su gobierno.
En la mesa de trabajo en materia de salud para la conformación del Plan Estatal de Desarrollo, que se realizó ayer en la capital del estado, participaron especialistas como Eduardo González Pier ¬ subsecretario de Integración y Desarrollo de la Secretaría de Salud-, quien coordinó la reunión, Alberto Jonguitud Falcón – director general de Planeación y Desarrollo de la Secretaría de Salud-, José Villalpando Casas –consejero titular del Consejo Asesor Científico y Médico del Issste y Francisco Caballero. Todos ellos coincidieron en la necesidad de trabajar con la sociedad en materia de prevención, pues no habrá recursos suficientes para atender y resolver los problemas de salud si estos no se atacan antes de que se presenten las afecciones.
El primer paso está dado, que sean especialistas nacionales –y no endulza oídos de la política estatal- quienes hagan la planeación de los ejes torales de la próxima administración, solo con el deseo que dichas proyecciones no sean solo cartas de buenas intenciones por la incapacidad de los secretarios que las deben poner en práctica. Lo dicho, Tlaxcala no requiere ni necesita de experimentos, con lo realizado hasta ahora ya tuvimos suficiente, aunque no todo ha sido malo.
Pero ayer en la conferencia de prensa que realizó el gobernador electo también sirvió, además de dar a conocer esa estrategia en el rubro de salud, para enfriar el cotarro de la política estatal en donde muchos se dicen estar dentro del gabinete estatal con el argumento de que a ellos Marco Mena les debe su triunfo electoral. También fue la ocasión propicia para que más de 10 trabajadores o dueños de algún medio de comunicación ofreciera su amor, amistad y fiel trabajo al próximo Ejecutivo estatal.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *