Asegura Álvarez que si habrá glosa del informe de gobierno
5 diciembre, 2016
Tlaxcala ejemplo de que con los gobiernos del PRI la gente vive mejor: Ochoa Reza
6 diciembre, 2016

Mariano González y los destinatarios de su informe

Sin tapujos, el último informe del gobernador Mariano González Zarur tuvo tres dedicatorias marcadas y especiales; fueron para su partido, el Revolucionario Institucional, para su sucesor, Marco Antonio Mena Rodríguez y para los ex gobernadores. Al primero le enfatizó sus logros políticos y sus resultados electorales, al segundo la herencia que le deja y a los terceros, su compromiso de retirarse.
Desde luego que el sexto informe –que fue un recuento de su quehacer por estos casi 72 meses de administración- tuvo signos y símbolos; la semiótico de la política pululó antes, durante y después de ese acto protocolario que, al fiel estilo priista, se arraigó como el día del culto al gobernador.
Cada uno de esos tres mensajes llegó a sus destinatarios, Enrique Ochoa Reza, líder nacional del tricolor y Marco Mena, gobernador electo, los recibieron de frente; casi todos los ex mandatarios con vida lo percibieron, salvo Beatriz Paredes y José Antonio Álvarez Lima, los dos ausentes, que no quisieron o no pudieron estar ahí.
Al primero, al líder priista y desde luego, a todos sus correligionarios locales y nacionales, Mariano González les dijo “cumplí con mi Partido, con lo previsto en sus documentos básicos. Tlaxcala vivió una elección complicada, en la que como sucede en la actualidad, el insulto sustituye al argumento, a las ideas, a la propuesta, al programa, a un proyecto. Y se acusa de manera falsa a una nación, partido, gobierno o persona, con el fin de polarizar al electorado, pero mintiendo.
“En la actualidad pareciera que es mejor esconder lo que en política es deseable y congruente: que un partido cumpla con la sociedad, y con el objetivo de acceder al poder y conservar el poder. Sin duda, la apuesta de la elección fue muy alta, y se ganó. El ganar nos permitió acabar con los mitos y con los hitos”, dijo para recibir un reconocimiento vía aplausos de su destinatario Ochoa Reza.
Mientras que para el gobernador electo, Marco Mena Rodríguez, Mariano González también le dio su recibimiento y mensaje.
“Estoy consciente de que hay retos que aún hay que superar, asignaturas pendientes y pobreza que atender, problemas que le dejará el próximo gobernador, pero dejo el andamiaje para que el avance sea mayor a lo alcanzado. El próximo gobierno y las próximas generaciones tienen los cimientos y las bases para continuar con el crecimiento, con el desarrollo del Estado.
“Estoy seguro que el Gobernador Electo, el maestro Marco Antonio Mena Rodríguez superará todas las expectativas en los próximos años que le corresponderá coordinar los esfuerzos de las y los tlaxcaltecas. Tiene preparación, experiencia, capacidad, y lo caracteriza el orden, la sencillez y la honradez. Le deseo la mayor de las suertes”, apuntó Mariano González.
Pero no solo eso, le recomendó seguir su legado, eso a lo que aspira cualquier gobernante y de cualquier cargo, quien sueña que su sucesor siga sus pasos y de ser posible, hasta le rinda pleitesía y de ser posible, hasta le informe, ello al señalar que “trabajé por la continuidad en la estrategia del crecimiento, porque ya dio resultado al Estado cuando el gobernador Tulio Hernández recibió la estafeta de Don Emilio Sánchez Piedras”.
Y para sus antecesores, en especial, aquellos que han hecho de su paso por Palacio de Gobierno estatal su principal baluarte para seguir activos en la política, también hubo cabida en su informe de despedida.
“Siempre me he preparado para dejar de ser, no para ser. Una cita que siempre me ha acompañado, es que en cualquier tarea es más importante cómo se termine a cómo se inicie. Nuestra responsabilidad terminará con la satisfacción del deber cumplido. Tlaxcala es mejor hoy que ayer… La responsabilidad de un gobernador no es cuidar su imagen, sino tomar decisiones para resolver problemas, para combatir la impunidad, para ayudar a la gente, y así lo hice”, les espetó.
Y para cerca de un millón 100 mil habitantes, Mariano González Zarur también tuvo palabras. Cuando se dirigió a ellos y nosotros, dio cifras, dio números y materializó sus acciones, pero también no dudó en señalar que su principal legado fue recuperar para Tlaxcala el papel que le corresponde a nivel nacional. Recuperar la fortaleza y el respeto a las instituciones y recuperar la autoridad y la gobernabilidad con apego a la ley. Hace seis años afirmé que era tiempo de utilizar las dos palancas del desarrollo que utiliza cualquier nación o estado para avanzar: la gestión de la inversión pública y la promoción de la inversión privada”.
Los signos y símbolos de su discurso llegaron a sus destinatarios políticos, al fin, ellos en política, son los que cuentan, del resto, dudo mucho que hayan atendido el mensaje y más aún, pocos muy pocos creerán lo que se informó.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *