Aprueban estados financieros del Ejecutivo y de más municipios
13 diciembre, 2016
“No hay porque preocuparnos por feminicidios” AEHF
14 diciembre, 2016

PAN: entre sus pugnas y luchas internas pierden credibilidad

La pugna por el control del Partido Acción Nacional (PAN) no concluyó con la elección del pasado 4 de diciembre. La lucha interna por el control de los designios partidistas y todo lo que viene, como son la definición de la dirigencia estatal y las candidaturas para futuras elecciones, continuará en ese reacomodo.
En los hechos, nadie puede cantar victoria en la elección panista. Adriana Dávila Fernández y Adolfo Escobar Jardínez lo saben; si bien son las cabezas visibles de la elección interna, ellos saben que existen ya grupos al interior del partido que están a punto de desplazarlos o ya lo hicieron.
De acuerdo con el listado de los 80 consejeros electos del PAN, Adriana Dávila solo logró colocar a 19 personajes suyos como consejeros estatales, mientras el presidente del partido hizo lo propio con 18 y rezagado con únicamente 13 lo hizo el todavía alcalde de Tlaxcala, Adolfo Escobar Jardínez, mientras que el diputado local, Ángelo Gutiérrez lo hizo con siete consejeros.
Más abajo, están por grupo la ex diputada federal Aurora Aguilar con cinco consejeros, Claudia Pérez con dos e igual número el diputado local José Gilberto Temoltzin Martínez y existen 14 consejeros –entre ellos los ex diputados José Félix Solís Morales y Felipe Flores, ambos integrantes en su momento de circulo de los llamados cuatro fantásticos del albiazul-, que se han declarado independientes.
Con esa distribución de votos y espacios, ninguno de los grupos y liderazgos por sí mismo podría asegurar la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN que se disputará a partir del próximo mes de abril.
Aunque Adriana Dávila y Adolfo Escobar se unieran en esa lucha –lo cual se torna casi imposible porque ambos quieren ser cabeza de ratón y no cola de león-, no les alcanzaría para tener la mayoría del Consejo Político y mano en la conformación del Comité Directivo Estatal.
La soberbia y el agandalle con el que se han conducido ambos, no les ha permitido hacer crecer su grupo y es más, salvo algunas excepciones, éstos se han convertido en células partidistas añejas y con escaso futuro.
Eso les cobró la factura y les pesará, ya que su trabajo no ha sido el de adoctrinar, sino solo administrar su “riqueza política”, que en su mayoría ha sido de circunstancia. Por cronología, Adolfo estuvo en el lugar preciso cuando se dio la transición entre delegación a Comité Directivo Estatal panista y Adriana Dávila se encontró a su ángel protector e impulsor como fue el ex presidente Felipe Calderón. Esas han sido sus virtudes o les conocen otras. Es pregunta, no afirmación.
Pero los grupos se han diversificado y entre el matriarcado y patriarcado que una y otro representan en el PAN, sus respectivas imágenes tienen a colapsarse.
De ahí que los grupos emergentes, con el respaldo de algunos otros que se han confrontado con la cúpula, podrían aderezar una especie de revulsivo panista que así como en su momento acabó con personajes como Tomás Degante o con la hegemonía de los llamados grupos de los cuatro fantásticos – de Adolfo Escobar, Felipe Flores, Juan Bárcenas y Sergio González- o de las chicas súper poderosas –Adriana Dávila, Leonor Romero y Aurora Aguilar-, ahora terminen con ese llamado matriarcado que encabeza la senadora panista.
Pero al cirugía de reconformación no es sencilla y requiere de tacto y visión, pues el PAN ha incurrido en prácticas ajenas a éste y solo vistas en el PRD, ya que ha emulado acciones sectarias como el agrupamiento de intereses –más que de personas- como pasa en el sol azteca. Ahora en el albiazul hay subgrupos, especie de tribus y corrientes, además de acciones que dan al traste con sus principios dogmáticos.
Bajo ese cielo y los astros, el panismo de Tlaxcala vive su propia batalla por el control y poder interno, ese que este miércoles dará un nuevo golpe con la designación oficial de Carlos Morales Badillo como coordinador del grupo parlamentario de la próxima legislatura local. Ni la ex priista Guadalupe Sánchez, ni la ex petista Dulce María Mastranzo Corona y ni el empresario orticista Juan Carlos Sánchez García lograron su cometido.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *