Obra pública en Tequexquitla al 100%.
19 diciembre, 2016
Sin explicación el desplome de la avioneta en Acajete
20 diciembre, 2016

Migración, una deuda con nuestros paisanos

Mucho se ha escrito y especulado sobre las políticas en materia de migración que se pondrán en marcha a partir de la unción del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Visos de racismo, cacería de migrantes, cierre de fronteras y hasta la retención de las remesas de nacionales a nuestro país, incluido Tlaxcala, son algunas de las posibilidades que se advierten con el nuevo gobierno.
De acuerdo con estimaciones del Consejo Nacional de Población, alrededor de 2 por ciento de la población tlaxcalteca vive en el extranjero y de ese total, se presume que 98 por ciento vive en Estados Unidos.
Un estudio internacional da cuenta que los migrantes hacia el vecino país del norte provienen de todos los estados de la república mexicana, pero la mayor proporción es originaria de unos cuantos. Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Estado de México, y Zacatecas agrupan a 45 por ciento del total de migrantes en EU. En relación a su población, Baja California y Zacatecas son las entidades con la mayor proporción de emigrantes en Estados Unidos, seguidas de Michoacán y Jalisco. Los estados que históricamente han tenido mayor tradición migratoria son Aguascalientes, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí y Zacatecas, mientras que Tlaxcala, figura con 2 por ciento del total de su población.
Por ello, las especulaciones en torno al devenir de los mexicanos y tlaxcaltecas con el nuevo gobierno de aquella nación son de atenderse pero no de atenerse a ellas. Porqué, pues simple y llanamente es un hecho que México y Tlaxcala no han tenido como aliado al todavía presidente de aquella nación, Barack Obama, por muy sensible que éste parezca.
Muestra de ello es que cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, dan fe que el gobierno de Barack Obama deportó a 242 mil 456 ciudadanos mexicanos en el año fiscal que va del primero de octubre de 2014 al 30 de septiembre de 2015, un repunte con respecto a los 176 mil 968 connacionales expulsados en un periodo equivalente entre 2013 y 2014.
Los mexicanos, entre ellos nuestros paisanos de Tlaxcala, sumaron 72.7 por ciento de todos los deportados, con lo que se alcanzó la cifra de 2.9 millones de mexicanos devueltos de manera forzada a su país de origen entre 2009 y 2015.
Por ello, la especulación de las nuevas acciones del gobierno federal de aquel país llama a la reflexión y a la acción.
A nivel federal y desde luego, el nuevo gobierno estatal, deben articular políticas de Estado en materia migratoria, basada en una interacción con la comunidad internacional para crear nuevos marcos jurídicos y culturales que permitan entender y gestionar la movilidad como un fenómeno inevitable dentro de un mundo globalizado con profundas asimetrías económicas, prolongados y mortíferos conflictos bélicos y crisis recurrentes.
La oficina de migrante en Tlaxcala debe dejar de ser un espacio en el que lo menos que se hace es atender y orientar a nuestros paisanos respecto a trámites y acciones jurídicas durante su estadía en aquel país; su acción debe ir a más a fin de potencializar la labor que hacen estos por la economía estatal.
Los migrantes mexicanos en Estados Unidos representan alrededor de 11 por ciento de la población mexicana. Equivalen a una cuarta parte de la Población Económicamente Activa y de la Población Ocupada. México es el tercer país del mundo con mayores ingresos por concepto de remesas, sólo detrás de la India y China. Éstas son la segunda fuente de divisas más importante de México, después de los ingresos por petróleo. Representan cerca de 3 por ciento del Producto Interno Bruto; 50 por ciento de las exportaciones petroleras, 135 por ciento de la inversión extranjera directa y 189 por ciento de los ingresos de viajeros internacionales.
Sin embargo, a los connacionales no se les puede seguir viendo solo como cheque al portador o como fuente de ingresos; insisto, se requieren de acciones legales y sociales para que nuestros paisanos sean valorados en su justa dimensión a través de políticas públicas integrales que ayuden a resarcir la deuda social que existe para con ellos y sin atender solamente, a generar una reacción del proceder que pudiera tener el futuro presidente de aquella nación.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *