Inaugura EPN hospital en San Pablo del Monte
21 diciembre, 2016
Verificará CEPC venta al menudeo de pirotecnia
22 diciembre, 2016

Hospitales o panteones, el dilema estructural en el sector salud

Las políticas de salud deben cambiar, no puede ni debe seguir siendo curativas y rehabilitadoras, sino preventivas, porque de lo contrario, en el futuro, habrá más panteones que hospitales.
Ayer, los gobiernos federal y estatal pusieron en marcha el Hospital General de San Pablo del Monte, que tiene una inversión de 352 millones de pesos y con capacidad para atender a alrededor de 200 mil habitantes de esa región, y cuenta con
34 camas y 15 consultorios para trabajo social, cirugía general, psicología, tamiz auditivo, tamiz metabólico, gíneco–obstetricia, planificación familiar, nutrición, medicina preventiva, medicina intermedia, pediatría e inmunizaciones. También tiene dos quirófanos, salas de recuperación y terapia intermedia; espacios para la preparación y convalecencia de cirugías ambulatorias y que para estos servicios hay 30 camas no censables.
La obra, quienes la conocen, nos comentan que es de primer nivel, con el mejor equipo, infraestructura y personal humano y eso, parece extraordinario pues el Ejecutivo priorizó obras funcionales.
Sin embargo, no busco amargar ese logro, ese ahí está y queda para futuras generaciones, pero la realidad es que las acciones gubernamentales no pueden ni deben priorizar la atención de enfermos. Por el contrario, creo y estoy convencido que es a través de acciones preventivas como la realidad de miles de familias podrían cambiar.
Hace un mes le dábamos cuenta en este mismo espacio sobre esa realidad cuando referimos, con cifras oficiales, que dentro de las 10 principales causas de mortalidad son las enfermedades no infecciosas las que predominan. Muestra de ello es que en el año 2014 se registraron 5 mil 931 defunciones en el estado de Tlaxcala donde 19.82 por ciento de éstas corresponde a la diabetes mellitus, la cual se reporta como la primera; las enfermedades isquémicas del corazón se ubicó en segunda posición con 547 defunciones que representan el 9.22 por ciento del total y con esos datos se confirma que con acciones de prevención –así se atiende a estos dos padecimiento, principalmente- como las condiciones podrían cambiar.
El próximo año, las autoridades, pretenden destinar cerca de mil 900 millones de pesos de manera directa al sector salud y la mayoría de esos recursos serán para gasto corriente y medicamentos, muy poco será para prevención, lo que demuestra que las políticas públicas en la materia se enfocan a atender y paliar la realidad de los enfermos y no en generar una población saludable.
Muestra de ello son las cifras que nos otorga la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, efectuada por el Instituto Nacional de Salud pública, la cual da cuenta que en Tlaxcala, 22.3 por ciento de la población no contaba con protección en salud, cifra ligeramente superior a la media nacional que es de 21.4 por ciento.
Pero la cifra es más alarmante cuando nos damos cuenta que el sector salud tiene una alta prevalencia en el tipo de éste, pues 51.2 por ciento es de tipo asistencia, pues ese porcentaje de la población es atendida por el Seguro Popular, el cual atiende a enfermos pero no en propiciar población saludable.
Ayer, aquí en Tlaxcala, el presidente de México, Enrique Peña Nieto nos dio la razón al respecto, pues dio cuenta y presumió de sus logros en la generación de más espacios para atender enfermos, pero no de acciones preventivas para evitar enfermos.
Puntualizó que su administración ha que cada día un millón de personas sean atendidas, entre ellas, 4 mil 500 por parto y 10 mil por cirugía, además de que ha edificado o modernizado 640 unidades.
El presidente puntualizó que su administración trabaja en tres objetivos centrales: Ampliar la infraestructura, mejorar la atención y la calidez, porque ésta “sanan muchas veces más que un buen medicamento” y modernizar centros hospitalarios, pero no la prevención. Y esas políticas y prioridades las replican las autoridades estatales y municipales.
Pero esas acciones de continuar no habrá resultados distintos. Qué bueno que haya más y mejores espacios públicos para la atención de los enfermos, pero sería mejor establecer acciones preventivas para que el número de enfermos cada día sean menos, pues al paso que vamos, en próximos años no se edificarán hospitales sino panteones.

Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz
Juan Luis Cruz Pérez. Originario de Teziutlán, Puebla. Egresado de la Universidad del Altiplano, ha laborado en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos. En dos periodos ha sido presidente de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *